Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Innovación y tecnologías disruptivas en el sector forestal

Sendas conferencias de Elon Musk (TED – El futuro que estamos construyendo – 30 de abril de 2017) y de Tony Seba (Fundación Corea y Consejo del Pacifico –31 de marzo de 2017) sobre los temas de innovación y tecnologías disruptivas, fuerzan a echarle un vistazo al rol de la innovación y las tecnologías disruptivas en el sector forestal.

La innovación es impredecible, y por ello es un problema. Es también impredecible en cuanto a los resultados que puede generar su introducción, por eso la innovación puede ser constructiva o destructiva simultáneamente, todo depende de los resultados. La línea que separa la innovación de las tecnologías disruptivas es tenue pero brutal. Una innovación es tal cuando promueve un adelanto sostenido en la actividad industrial y será disruptiva cuando cree un mercado o una industria totalmente nueva para reemplazar a uno existente.

En el sector forestal chileno hemos asistido a la silenciosa pero sostenida introducción de innovaciones tanto en los aspectos forestal propiamente tal; los adelantos en el mejoramiento genético de Pino radiata y Eucalyptus, los modelos de simulación, silvicultura de precisión, entre otros. En el sector industrial el número de personas empleadas por cada metro cubico producido en la industria del aserrío entre 1985 y el 2015 se bajó de 8,2 a 2, y en la industria de los tableros de madera entre 1975 y 2015 de 34,6 a 3,1.

En la industria de la celulosa en 1990 de 8,8 personas por cada tonelada de pulpa producida se bajó a 1,5 en el 2015. Estas son cifras significativas que dan cuenta de introducción de nuevas tecnologías, sin crear, sin embargo, puntos de quiebre en los procesos.

Lo anterior lleva a plantearse si en la industria forestal hay espacio para augurar la llegada de las así llamadas tecnologías disruptivas. El cuadro no es del todo claro, al menos hasta hoy en día. Existen al menos cuatro estudios de envergadura realizados entre los años 2005 y 2013 en el tema de innovación y tecnologías disruptivas en el sector forestal, el último “Perspectivas a diez años de tecnologías disruptivas en la cadena de oferta de pulpa y papel hacia el 2013” publicado por Smithers Pira.

En este punto es preciso distinguir entre tecnologías disruptivas, cuya diferenciación con tecnologías innovativas es muy tenue y lo que podríamos llamar disrupción industrial, es decir, la creación de un mercado o una industria totalmente nuevos para reemplazar al existente, como se señaló precedentemente.

En todos estos trabajos no hay una evidencia clara de disrupción industrial. En el mundo forestal parece ser que no hay tal evidencia, en parte, por las regulaciones gubernamentales y ambientales, por la estructura y naturaleza del transporte asociado a los productos forestales, por las características y la oferta de la materia prima y, finalmente, por las modalidades de marketing. Ejemplos de tecnologías disruptivas en el sub-sector pulpa y papel son, entre otras: recubrimientos funcionales, identificación por radio frecuencia, exportación de fibras de desecho, fibras de fuentes alternativas, productos de papel Novel, bioenergía a partir de celulosa y tintas inteligentes por nombrar unas pocas.

Sin embargo, en los planos del transporte, la energía y la comercialización se advierten indicios de innovaciones tecnológicas que se aproximan a lo disruptivo, como es el caso de embalajes innovadores, comercialización verde, nano tecnología o papeles bioactivos. Es allí precisamente donde en el futuro previsible el sector descubra oportunidades de innovación disruptiva.