(Diario El Sur) Hasta ahora, 33 de las 38 brigadas que dispondrá la Corporación Nacional Forestal (Conaf) en las regiones del Biobío y Ñuble para el control de incendios, se encuentran atendiendo los siniestros, que ya superan a los del año pasado en esta misma fecha. La totalidad de las unidades estarán operativas el 31 de diciembre.

El registro de la Conaf refleja que durante el presente año van 364 siniestros en ambas zonas, lo que corresponde a un 7% más que lo registrado en el mismo periodo de la temporada anterior.

Pese a esta alza, el director regional de la entidad, Juan Carlo Hinojosa, destacó que el daño provocado por estos siniestros es menor. Este año van 175 hectáreas afectadas, que corresponden a un 71% menos si se compara con lo ocurrido al periodo de 2017, donde hubo 613 hectáreas consumidas.

Estrategias

El director de Conaf comentó que pese a las altas temperaturas, se ha logrado reducir la superficie afectada gracias a las estrategias que se han aplicado para atender a los incendios. Apuntó que esta es la primera acción adoptada y que tiene relación con mejorar la coordinación con las demás entidades que trabajan en el control de los siniestros, como las empresas forestales y Bomberos.

“Es para que todos los organismo estemos conectados, ojalá con un lenguaje común”, expresó Hinojosa.

A esto, sumó que el control de un siniestro no es de la entidad dueña de la superficie donde se origina, sino que “el que lo detecte, llega primero; le avisa a los demás si no es de él y lo mantiene en combate hasta que los recursos del dueño lleguen. No se espera que el incendio se propague, sino que se actúa de forma inmediata”.

Por último, Juan Carlo Hinojosa detalló que se está asistiendo a los siniestros con los recursos necesarios para combatirlos y no con el mínimo, como se hacía antes, cuando se incorporaban más equipo según la necesidad.

El director regional de la Conaf especificó que esto implica “controlar el incendio de inmediato (…) la idea es sofocarlo, controlarlo y ojalá extinguirlo y eso, en los meses que llevamos, está funcionando”.

Tomé

Si bien todas las comunas que se encuentran en el programa de “Prevención de Incendios Forestales en Zonas de Interfaz” -20 de Biobío y cuatro de Ñuble- son de preocupación constante, Juan Carlo Hinojosa precisó que en Tomé es donde están teniendo más cuidado, ya que suma 43 siniestros a la fecha.

Sobre esta situación, el director de la Conaf, detalló que las tres unidades de Investigación de Causa de Incendios están elaborando los informes para determinar qué provocó esos incendios, no obstante, expresó que “sin tener todos los antecedentes todavía, creemos que han sido intencionales”.

Desde el municipio de Tomé informaron que para reducir el riesgo de incendios se generó un plan que tiene como objetivo establecer puntos críticos y mejorar la coordinación, además de activar Comités de Prevención de Incendios Forestales, los que pertenecen a la Red de Prevención Comunitaria. Estos agrupan a organizaciones vecinales, Conaf, empresas forestales, CGE, Bomberos, Carabineros y la Municipalidad de Tomé.

En la comuna se han conformado 14 de estos comités.

El municipio de Tomé también comunicó la creación de la “Agrupación Social de Prevención Comunal”, que reúne a dirigentes sociales y a los Comités de Prevención de Incendios Forestales. Estos están coordinando trabajos conjuntos en la limpieza de sectores críticos (interfaz), de comunidades vulnerables que no puedan realizar esta actividad de manera individual, capacitación, levantamiento de riesgos, etc.