(Diario Aysén) El conocer la biomasa y el carbono forestal que cada especie desarrolla y retiene, es el objetivo principal del sistema de monitoreo que desarrolla la Corporación Nacional Forestal (Conaf) junto al Laboratorio de Geomática de la Universidad Austral de Chile, y donde la Región de Aysén tiene un rol preponderante, con 443 parcelas de control, distribuidas principalmente en las provincias de Aysén y Capitán Prat.

El Sistema Nacional de Biomasa y Carbono Forestal está implementado en todo el territorio nacional, con un total de 2.833 puntos de control, y sus resultados aportan a la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetaciones (Enccrv), que busca la reducción de los gases efectos invernadero y donde uno de los resultados, conociendo, por ejemplo, cuando carbono retienen las diferentes especies arbóreas, es el pago por la no emisión de esos gases.

En el caso de la Región de Aysén, la medición en estas parcelas de control, significa un gran despliegue de las y los funcionarios de Conaf. La última campaña de trabajo se desarrolló en el sector sur de la Provincia de Aysén, en la embarcación de Conaf “Petrel V”, con una navegación desde su centro de operaciones en Río Los Palos de Puerto Aysén hasta el sector denominado Estero Puelma de la Reserva Nacional Las Guaitecas. El recorrido conllevó más de 200 millas náuticas de navegación por los canales del litoral aysenino, logrando incorporar en 6 días de trabajo un total de 14 nuevos registros, los que en definitiva permiten alcanzar un acumulado de 402 puntos de control a la fecha.

El jefe regional del departamento de Fiscalización y Evaluación Ambiental de Conaf, Ronald Valenzuela, a cargo de la ejecución del proyecto en la región,  destacó que “la cuantificación de la biomasa vegetal es clave para conocer el carbono almacenado por los ecosistemas forestales y, por ende, la capacidad de mitigación al cambio climático. Es importante dejar en claro que el cambio climático no se puede evitar, pero si podemos reducir sus efectos y adaptarnos a sus consecuencias, es decir, podemos combatirlo mediante la aplicación de medidas a pequeña y gran escala que ayuden a frenar su evolución”.

La información registrada permite poder realizar ajustes a la caracterización de los bosques contenida en el Catastro y Evaluación de Recursos Vegetacionales Nativos de Chile (Catastro de Bosque Nativo) del año 1999 y su actualización del año 2011 para la región de Aysén, principalmente referidas a Tipo Forestal, Subtipos Forestales y estructuras de bosques. Esta información generada desde la región, ayudará en la toma de decisiones asociadas a la estimación de biomasa forestal, captura de carbono, la producción de bienes y servicios ambientales de los bosques por medio de su correcta caracterización, estados de conservación de algunas especies vegetales, información pertinente frente al escenario actual de calentamiento global, que sin lugar a dudas afecta también a la región de Aysén y sus bosques.

En este sentido, Andrés Bobadilla Labarca, director regional de Conaf expresó que “este es un trabajo que implica un gran esfuerzo institucional, considerando que cada punto de control es representado en terreno por medio de una parcela de muestreo de 500 m² (50×10 metros), en la cual se registra la ubicación espacial de cada individuo arbóreo ubicado dentro de la parcela, registrando variables relacionadas a su biomasa, atributos de calidad y sanidad de los árboles, y antecedentes de la incorporación de nuevas plantas o regeneración natural de estos bosques. Adicionalmente se registra antecedentes asociados a la presencia de otras especies vegetales arbustivas y herbáceas, lo que nos ayuda a conocer mejor las formaciones vegetacionales que caracterizan nuestro paisaje”.