(Diario El Sur) Eficiencia energética es un concepto que ha ido ganando terreno en todos los rubros y en la construcción de manera importante, pues -por ejemplo- se ha avanzado en nuevas formas para levantar viviendas.

En ese contexto, el arquitecto de la Universidad del Bío-Bío Tomás Vera, socio de la Cámara Chilena de la Construcción (Cchc), se ha especializado en materia energética, lo que le valió ganar el premio a la innovación en madera que se hizo a nivel nacional por la creación de “All in wall” (AIW), una empresa que nació hace menos de un año y que se dedica a la fabricación de paneles prefabricados de alto estándar.

Con ello llegan a las obras solo para ser instalados y conectados. “Lo que hacemos con esto es disminuir las pérdidas en obras, que en Chile son del orden del 33%. En el país, de cada trece edificios solo en pérdidas se puede construir uno gratis. Cuando se habla de merma es porque se hace mal un trabajo, cuando no hay cancha para construir o retraso en las tareas”, planteó.

Seguridad

Detalla que esta idea permite disminuir los procesos y las personas en las obras, además se genera una construcción mucho más segura, un menor costo y perjuicio en el proceso de ejecución.

El profesional contó que todo esto nació hace ya unos años para generar una vivienda con mayor eficiencia técnica. En ese proceso se dieron cuenta que para lograr un costo previamente establecido era necesario bajar el perjuicio de materiales y así obtener una mejor performance de envolvente.

Vera recalcó que AIW fabrica los panales de acuerdo a la solicitud del cliente y pueden levantar viviendas desde las fundaciones en muy pocos días. “Por ejemplo, en el primer prototipo hemos generado un estándar de cada cinco minutos poner un panel y ser conectado, por lo que podríamos construir una morada en un día”, aseguró.

El panel toma un proceso de elaboración de un día, pero lo más importante, a juicio del empresario, es generar en forma rápida un casa y de calidad. Aparte, dijo que tienen que dar una garantía al mercado inmobiliario para que puedan utilizar la madera. De hecho ese es el motivo por el que son de alta calidad, porque crearon la fórmula de ejecución en tiempo récord y, además, una durabilidad para el rubro.

Como recién ganaron un proyecto de prototipaje de Corfo, construirán la primera casa para poder parametrizar todo el proceso y así optimizarlo. Actualmente están viendo el lugar para instalar la propiedad, aunque sería una de 80 metros cuadrados y de dos pisos, que es el nicho de solución en el mercado actual.

Si bien, dijo Vera, se podría resolver con rapidez el déficit inmobiliario existente en el país, la idea, reiteró, es reencantar a las inmobiliarias y los clientes con la madera, material que a su juicio ha sido desprestigiado por construcciones de mala calidad o materia prima de calidad inferior.

Cuando se suman estos factores, subrayó, se levantan obras que no tienen larga duración, de bajo costo y una publicidad muy deficiente para el mundo de la madera. “Cuando construimos en forma eficiente y además con materiales durables, con un envolvente térmico que no va a condensar y que va a traer confort hacia el propietario, empezaremos a conquistar al mercado”, apreció.

Por eso es que el prototipo es clave para probar el sistema y así el mercado exigirá a las constructoras que se incline por este producto, que en la Región del Biobío es altamente producido y exportado.

Conexión absoluta

Una cosa que recalcó el arquitecto es que AIW elabora panales, plataformas y techo, pues el concepto es de conexión absoluta. La idea es levantar la planta en Los Ángeles y habilitarla dentro de poco tiempo.

A pesar de este desarrollo, que también tiene tecnología detrás, Tomás Vera reconoce que no esperaba obtener el primer lugar y, por lo mismo, afirmó que todos en la empresa están felices.

“Más que el premio en sí, es el respaldo que nos darán las instituciones que nos van a acoger. Esto es como una incubadora y ese apalancamiento es lo más importante para nosotros”, hizo ver.

En la empresa hay un staff de doce ingenieros, arquitectos, constructores y un diseñador de línea con el fin de contar con un personal acorde a las exigencias planteadas.

Una cosa que dejó en claro es que quieren diferenciarse por la calidad y llegar a un segmento más exigente, que muchos tienen temor de conquistar, sobre todo porque se habla mucho de viviendas sociales y de eficiencia constructiva en el levantamiento de ellas, pero eso no va para lo que se enfocan.

“Solo como referencia, en los mercados de Estados Unidos y Canadá, el 95% es de madera y acá en Chile es solo el 19% y se remite solo a los segundos pisos de la vivienda. Hay un problema que debemos solucionar y nosotros estamos diciendo que en forma inteligente tenemos que llegar y resolver eso. Con nuestra fórmula creo que lo podemos hacer”, concluyó.