La Comisión de Transporte del Colegio de Ingenieros de Chile analizó los impactos del proyecto de soterramiento de la vía férrea, que pretende conectar la ciudad de Concepción con el río Biobío, considerando las implicancias estratégicas, técnicas y sociales que tendría la iniciativa.

La instancia resaltó que por el área del soterramiento pasan del orden de 6.000.000 de Ton/Año de carga ferroviaria a los puertos de la Región del Biobío, es decir, aproximadamente el 60% de la carga ferroviaria que se transporta en la red EFE. Esto significa que aproximadamente 40 trenes diarios, circulan por el área comprometida en el proyecto.

[Te podría interesar leer “Trabas EE.UU.-China aún no dañan exportaciones de la Región del Biobío“] 

Vinculado a este punto, la comisión advierte que la carga en la zona del proyecto de soterramiento aumentará en forma importante, producto del recientemente aprobado proyecto MAPA de Arauco, cuyo producto se transportaría hacia los puertos de la región, pasando necesariamente por Concepción cuando los embarques tengan como destino los puertos San Vicente y Lirquén, que implicarían del orden de 1.000.000 de ton. adicionales, sin considerar cargas químicas e industriales.

Junto con ello, la instancia manifiesta que en materias técnicas, la cercanía del río, introduce variables complejas para el diseño de ingeniería; terrenos de calidad discutible, napas freáticas próximas a la superficie y riesgo de inundación por crecidas del Biobío. Esto último no debería ser descartado a priori, puesto que la experiencia comparada del cambio climático, obliga a ser prudentes en este aspecto.

De igual forma, la Comisión se refirió a la tendencia en estudio para el Transporte y la Logística en la zona central, de construir nuevas vías para la circulación de grandes trenes, compuestos por vagones de 100 Ton. de carga, que permitan transporte de contenedores en double stacking entre otros y no menos importante, separando el transporte de carga del transporte de pasajeros en vías diferentes.

Importancia de la etapa de diseño

En su análisis, la Comisión del Colegio de Ingenieros expresó la importancia de “tener presente el error cometido en el Proyecto Cuarta Etapa de Merval en Valparaíso, con el soterramiento de la vía férrea por el centro de Viña del Mar, que ha afectado gravemente el transporte de carga por ferrocarril, limitando la circulación de trenes solo por  la noche y lesionando en forma severa la competitividad logística del sector. Como consecuencia, el transporte por ferrocarril hacia y desde el Puerto de Valparaíso se encuentra en niveles mínimos”.

De igual forma, se resalta que “decisiones de diseño que afecten en forma negativa las condiciones actuales de explotación ferroviaria en el área del proyecto, se dejarían sentir de forma inmediata en variados aspectos que dicen relación con el transporte y la logística de la zona”.

Entre estos efectos se destaca que los puertos de Talcahuano-San Vicente y Lirquén, verían dificultadas sus operaciones.

En ese ámbito se reseña que el puerto de San Vicente terminó su ampliación, que permite la recalada de buques Post-Panamax, que por su mayor tamaño, implicarían la incorporación  entre dos y cuatro y  mil camiones adicionales por nave, a las operaciones de carga y descarga, y por tanto al tránsito urbano con el consiguiente impacto en la congestión, si no se dispone de la suficiente participación ferroviaria.

A ello se suma que se está estudiando un Corredor Bioceánico Ferroviario, que uniría el sur argentino con el chileno, y los puertos de la Región del Biobío serían considerados como terminal del sistema, “siempre y cuando cuenten con la conectividad ferroviaria adecuada”.

Considerando lo anterior, la Comisión expresa que “habida cuenta de la importancia que tiene para las autoridades regionales la conexión de la ciudad al río y para Fesur la mantención de la normalidad de las operaciones ferroviarias, se debe observar extrema prudencia en el diseño del soterramiento, a objeto de obtener soluciones que armonicen las necesidades de mejoras urbanísticas con las logísticas y de transporte”.

Revisa el análisis realizado por la Comisión de Transporte del Colegio de Ingenieros de Chile.