(Diario Austral) Entre los temas que se han presentado, analizado y discutido en la Conferencia Conjunta sobre Bosques y Agua -cuya última jornada de charlas y exposiciones será hoy-, están la comprensión y monitoreo de los vínculos existentes entre los recursos forestal e hídrico, con el propósito de efectuar un manejo adecuado y responsable.

Una de las expositoras en la actividad, que se desarrolla en el Edificio Nahmías de la Universidad Austral de Chile, es la oficial forestal Elaine Springgay, del Departamento de Bosques de la FAO, en Roma (Italia). “Una de las cosas que está trabajando nuestra organización es cómo realizar un monitoreo de la interacción entre los bosques y el agua, para poder mejorar la comprensión de esta relación en contextos distintos y, también, saber cómo podemos establecer y manejar políticas”, expresó.

[Te podría interesar leer “Expertos debaten sobre la vulnerabilidad del alerce frente al cambio climático“]

En ese contexto, señaló, se concibió la herramienta denominada Blue Targeting, que ya se está aplicando en Suecia, países bálticos y en Brasil, y que fue presentada en la Conferencia Conjunta el martes recién pasado. “La clave de esta herramienta es buscar la ciencia en la práctica. Consiste en una sencilla hoja de papel impresa por ambos lados, en la que se puede ir revisando y marcando algunos criterios de monitoreo, lo que permite calcular las recomendaciones sobre cómo hacer el manejo”, explicó.

Blue Targeting, añadió, posibilita que una persona sin conocimientos técnicos o con una comprensión básica de su entorno, obtenga sugerencias para hacer el manejo de los recursos forestales e hídricos. “Esto lo estamos desarrollando tras identificar la situación actual de los bosques y el agua: se ha estimado que los bancos de estos recursos proveen el 75% del acceso al agua potable y son particularmente importantes para entregar agua de buena calidad; y alrededor del 90% de las áreas urbanas reciben una parte de ese recurso desde los bancos”, detalló.

Sin embargo, advirtió, sólo el 25% de los bosques son manejados considerando la tierra y/o el agua como objetivos primarios de gestión. “Por esta razón, estamos viendo una gran deforestación con la consecuente degradación del suelo, y esto afecta los procesos hidrológicos. Frente a ello, necesitamos hacer algo para incluir al agua al momento de manejar la tierra”, dijo.

Preservar bosques

Para el copresidente de la Conferencia Conjunta, Kevin Bishop, quien es provicecanciller de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas, los bosques son ecosistemas de fundamental importancia. “Sin ellos, el paisaje, el entorno funcionaría de forma muy distinta. Baste señalar que la erosión causaría grandes estragos de no ser por los bosques”.

Eso no significa, por ejemplo, plantar árboles en zonas más bien desérticas, sino orientar los esfuerzos en otras áreas. “Es necesario enfocarse en los lugares donde había bosques y en otros donde hay más agua, para preservar su manejo. En esto, son relevantes los aportes de los Estados y los científicos, pero también es decisiva la participación de las comunidades, porque son ellas las que vive en los bosques, en las granjas. Son ellas las que deben escucharse para llegar a consensos y alzar la voz”, enfatizó.

Asistentes a la cumbre salieron ayer a terreno

Como parte de las actividades de la Conferencia Conjunta, ayer se programó una serie de salidas a terreno para conocer diversas experiencias en torno a la relación bosque-agua que están siendo implementadas por las comunidades. Una de esas visitas fue la que una delegación de científicos e investigadores hicieron al APR de Reumén (Paillaco), que funciona desde 1983 y que beneficia a 415 usuarios. Gonzalo García, presidente del APR, se mostró sorprendido por el conocimiento que mostraron los visitantes sobre cómo se está abordando el tema del manejo del agua en Chile. “El agua es vida, por lo que el bosque y el cuidado de las cuencas representa el futuro de nuestras comunidades. Creemos que el bosque es fundamental para generar agua en cantidad y calidad”, enfatizó. Posteriormente, el grupo se trasladó hasta el sector de Pichiquema, para conocer una experiencia piloto de recuperación de cuencas abastecedoras.

La conferencia como una vía para transferir conocimientos a la sociedad

El presidente del segundo Congreso Latinoamericano de Bosques y Agua, doctor Christian Little, contó que la fusión de esta reunión con la quinta Conferencia de la IUFRO -y que dio origen a la Conferencia Conjunta-, se debió a la conversación que tuvo con académicos de la UACh y la Universidad Estatal de Oregon, así como con Kevin Bishop. “Con este acoplamiento, todos ganamos: ellos se amplían a Latinoamérica y nosotros entendemos más lo que pasa en otros países”, dijo. Y desde su rol como encargado de la línea de investigación de ecosistemas forestales y agua del Instituto Forestal (Infor), explicó que la misión de este organismo es “crear valor forestal para Chile, y una de las actividades que realiza es generar acciones de transferencia de conocimientos hacia los actores de la sociedad. Y los congresos son una de esas actividades, que nos permite difundir y fortalecer nuestro quehacer”.

Programa de la última jornada

Hoy se desarrollará -de 9.30 a 15.45 horas- la última jornada de charlas y exposiciones de la Conferencia Conjunta, que congrega dos reuniones científicas: el segundo Congreso Latinoamericano Bosques y Agua y la quinta Conferencia sobre Bosques y Agua en un Entorno Cambiante de la IUFRO. De acuerdo a la programación, habrá 48 ponencias; todas ellas se llevarán a cabo en el Edificio Nahmías de la Universidad Austral de Chile. La presentación inicial estará a cargo de la doctora Mingfang Zhang, directora del Departamento de Ciencia Ambiental e Ingeniería de la Universidad de Ciencia Electrónica y Tecnología de China. De 16 a 17 horas, será la discusión final y se entregará las conclusiones de la conferencia.