Con la presencia autoridades, gremios y empresas se llevó a cabo en CasaPiedra la segunda versión de la Feria PEFC de Sustentabilidad, la que fue organizada por Certfor (PEFC Chile).

La jornada se inició con las palabras de Hans Grosse, presidente de Certfor, quien expresó que el evento es una instancia en la que “nos convoca la sustentabilidad”, destacando que Chile es un país que demuestra cada vez más el compromiso con el desarrollo sustentable, en un contexto mundial que nos lleva a repensar nuestras acciones, ante lo cual se requiere un cambio profundo en nuestros hábitos de consumo.

En esa línea, el profesional comentó que la feria se conforma como un espacio de encuentro, en el que propongan soluciones para afrontar los desafíos en materia de sustentabilidad que posee el sector.

Sus dichos fueron complementados por André Laroze, secretario ejecutivo de Certfor, quien abordó los alcances del Sistema de Certificación PEFC, basado en el reconocimiento mutuo de estándares nacionales de acuerdo a las realidades de cada país. Su relevancia se explica por el hecho que existen más de 310 millones de hectáreas certificadas en el mundo, con 49 países miembros.

En el caso de Chile, surge en 2002, certificándose en 2003 la primera forestal, y en 2009 el primer packaging certificado. Actualmente se consideran 1,9 millones de hectáreas de superficie forestal certificada, de los cuales 1,3 millones corresponden a plantaciones.

[Te podría interesar leer “Sector forestal en Chile: Cómo habría sido sin pino y eucalipto“]

Un dato relevante es que del total de empresas certificadas, un 65% corresponde a papeles, imprentas y packaging, según número de cadenas de custodia.

En ese contexto, Laroze destacó que la certificación PEFC constituye un indicador verificable de compromiso sustentable, siendo “el sello que agrega valor a los programas de responsabilidad socio ambiental corporativa”.

Además, expresó que “es un motor de desarrollo económico sustentable”, debido a que incorporar la certificación PEFC en los programas de responsabilidad corporativa eleva el reconocimiento de marca y posiciona a las empresas con compromiso sustentable.

Junto a lo anterior, comentó que “con la certificación PEFC se contribuye al cumplimiento de normativas como la ley de compras públicas que prioriza productos forestales con certificación de origen sustentable y los acuerdos de producción limpia, entre otros”, haciendo hincapié en que “queremos que haya un mayor número de personas interesadas en adquirir productos certificados, incrementando su demanda”.

 Producción sustentable

En el desarrollo sustentable del sector forestal, un rol relevante lo cumplen los usuarios de dichos productos.

Es así como Feria PEFC de Sustentabilidad contó con la intervención de María Eugenia Amingo, gerenta de la Asociación Gremial de Industriales Gráficos (Asimpres), congrega a imprentas, convertidores y empresas gráficas de Chile.

La autoridad comentó que en Chile existen unas 6.600 empresas dedicadas a la impresión, pertenecientes a ámbitos como las etiquetas, envases, la elaboración de material editorial, el ámbito de la publicidad y las terminaciones, que están desarrollando diversas acciones en materia sostenible, en tópicos como la eficiencia operacional, la certificación de sus insumos, medición de la huella de carbono, y la generación de indicadores con miras a la evaluación de las mejoras, con miras a una impresión cada vez más sustentable.

Complementando sus dichos, Guillermo González, jefe de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente, indicó que “no basta con tener una buena regulación”, sino que además se requiere un entorno que promueva la innovación y el emprendimiento, con miras alcanzar un Chile Circular.

En esa línea, María José Galotto, directora de Co-Inventa, destacó la fuerza impulsora que representan los propios consumidores, junto con la educación de las empresas y la importancia de avanzar en una reingeniería de los envases, en ámbitos como las propiedades físico químicas de los materiales, la incorporación de capacidades anti microbianas, el ecodiseño, y optar por alternativas de materiales más proclives al reciclaje.