(Diario El Sur) La entrada en funcionamiento en la provincia de Arauco de la Fuerza Policial Antiterrorismo, que fue denominada como “Comando Jungla”, generó reacciones encontradas entre los contratistas forestales y las comunidades mapuches de ese territorio.

En su paso por el Biobío a inicios de esta semana, el general director de Carabineros, Hermes Soto, confirmó que estos servicios policiales ya están operativos en esa provincia, mientras que en Alto Biobío aún resta afinar detalles.

Serán 80 funcionarios, entrenados en Colombia y Estados Unidos, los que se distribuirán entre las Regiones de La Araucanía y Biobío.

René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales AG (Acoforag), manifestó que con la entrada en vigencia de este proyecto esperan una reducción de los hechos violentos en las zonas rurales de ese territorio.

[Sigue leyendo sobre este tema en la edición impresa del diario]