Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Torres del Paine. Foto: Archivo Lignum
Torres del Paine. Foto: Archivo Lignum

Parques nacionales priorizados en plan de inversión muestran su nueva cara

Ya hay cinco que están terminados y en algunos se iniciarán segundas etapas en un programa que desarrollan la Subsecretaría de Turismo y Conaf. Ya se han invertido $3.700 millones de los $4.400 millones que deben estar ejecutados antes de fin de año. 

(El Mercurio) Nueva señalética, senderos, miradores, sitios de camping y accesibilidad universal para determinados sectores es el nuevo estándar que ya exhibe la mayor parte de los siete parques nacionales priorizados entre 2013 y 2014 por el comité de ministros del área en el Plan Nacional de Desarrollo Turístico Sustentable, que se encuentra en su último año de ejecución.

“El 51% de los turistas extranjeros que nos visitan de vacaciones declaran que su motivación principal es la naturaleza”, sostiene la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, para graficar la importancia de este plan. El año pasado, más de 3 millones de personas visitaron parques nacionales, según estadísticas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), y de ellos el 28% eran extranjeros.

“Los parques para Chile son lo que las catedrales para Europa”, recalca Zalaquett, argumentando así la importancia de trabajar coordinadamente para elevar los estándares de estos, dada su importancia para el fomento de esta industria.

“Estamos mirando modelos de afuera para cumplir con los estándares que hoy día el turista exige, pero garantizando la conservación y sustentabilidad de los parques y que generen impacto positivo en las economías locales”, enfatiza.

Los parques nacionales Radal Siete Tazas, Villarrica, Pan de Azúcar, Fray Jorge y Torres del Paine, cuyas obras ya están terminadas, tienen una nueva cara. Incluso en este último se ejecuta una segunda etapa que estará lista antes de fin de año.

Alerce Costero, que se sumó a última hora, ya tiene un 85% de avance de obras, mientras se trabaja también en la Reserva Nacional Mocho Choshuenco. Solo la Reserva Nacional Cerro Castillo está rezagada y tiene cero avance, confirma el gerente de Áreas Silvestres Protegidas de Conaf, Richard Torres.

“Hay un problema con las servidumbres de paso y no se puede acceder a los sectores donde se iba a hacer la inversión de uso público”, explica. En todas las demás se está trabajando con un estándar común -añade-, en un plan que ya lleva $3.700 millones de los $4.400 millones que contempla la inversión global. Este incluyó el diseño de un modelo de gestión cuyo objetivo es mejorar la experiencia de los visitantes, pero enfocado en un turismo sustentable en áreas protegidas y sus entornos.

En la línea de mejorar la calidad de los productos que se ofrecen en esos parques, está la articulación de la oferta, con modelos de gestión de concesiones y una entrega ordenada de permisos ecoturísticos, por ejemplo, estandarizando contratos y planificando los servicios. La idea, aclaran en Conaf, es no generar una sobrecarga a la unidad.

Para la planificación del uso turístico han recibido asesoría de Parks Canada -el símil canadiense de la Conaf-, además del diseño y publicación de guías técnicas para todos los empresarios turísticos.

Y aunque no hay evaluaciones definitivas, porque es muy pronto aún, dice Torres, “ocho de cada diez personas que entran a parques nacionales en Chile califican con nota 6 o 7, en una escala de 1 a 7, la experiencia, y esto nos va a dar un impulso mayor”.

Por ahora, en las unidades que ya están con nueva infraestructura, los usuarios destacan la accesibilidad, el mejoramiento de senderos con instalación de pasarelas o peldaños, por ejemplo, así como los servicios higiénicos, de los que muchos parques nacionales carecían o tenían en condiciones precarias.

También es un aporte la instalación de señalética interpretativa y orientativa, que ordena actividades de uso público, contribuye a la comprensión del territorio y aporta elementos de educación ambiental. “Además, permite reforzar elementos de seguridad”, explica Torres, para que las personas no tomen riesgos al salir de los senderos o que aprendan a proteger, gracias a las advertencias de prohibición de uso del fuego. El próximo desafío será sumar guardaparques, otra demanda recurrente de los visitantes.