(La Prensa Austral) El mayor acceso a las áreas silvestres protegidas, ha ido de la mano de un mayor incremento en el registro de daños causados por turistas, de los tres casos registrados en 2012 se pasó a 83 en 2017 en el país, según las estadísticas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf). Una  tendencia que se mantiene este año, ya que sólo en lo que va de 2018 se registran 59 eventos. Entre los perjuicios destacan el empleo de fuego en lugares no habilitados, vandalismo, basura, tala ilegal de árboles, entre otros.  En el Parque Nacional Torres del Paine se han registrado 20 reprochables episodios que han terminado con la expulsión de turistas desde 2012 a la fecha.

Entre 2012 y 2017 el Parque Nacional Pan de Azúcar, en la Región de Atacama, encabeza la lista de los daños causados por visitantes (55), le sigue el Parque Nacional Radal Siete Tazas (40) en la Región del Maule y la Reserva Natural Los Cipreses (32) en la Región de O’Higgins.

En la Región de Magallanes, en tanto la Reserva Nacional Alacalufes (Futuro Parque Nacional Kawésqar) se ha visto afectada por la acumulación de basura, plásticos, redes, toldos y ranchos en más de 100 puntos. A esto se suma que muchos visitantes realizan cambio de aceite y arrojan los desperdicios al agua y además talan los árboles para hacer fuego y abrigarse.

Por su parte, en el Parque Nacional Torres del Paine, durante 2017, se reportaron dos expulsiones de turistas por prender fuego en lugares no habilitados y otra por no contar con reserva y evadir los controles de Conaf. En tanto, en lo que va de 2018 ya se han registrado dos casos, uno por no contar con reserva y evadir el control de Conaf, y otro por utilizar una cocinilla en un lugar no habilitado. A lo anterior se agrega un desalojo por personal de Carabineros por acampar en propiedad privada y hacer fuego en lugar indebido.

Sobre esta materia, el director regional de Conaf, Mauricio Véjar Carvajal manifestó que en nuestra región lamentablemente el Parque Nacional Torres del Paine presenta algunas problemáticas con los visitantes, mencionando al respecto los 20 eventos que han terminado con la expulsión de turistas desde 2012 a la fecha. “Pero es menor teniendo en consideración que durante la última temporada recibimos 250 mil visitas. Quiero destacar que Magallanes ha sido pionera en expulsar a visitantes que no tengan conductas adecuadas para el cuidado de las personas y de la unidad. Nosotros nos respaldamos en la Ley 20.653 del Ministerio de Agricultura, la que endurece las medidas y sanciones a ciertas actividades que revistan riesgo de incendios forestales”.

Por su parte, el jefe del Departamento de Areas Silvestres Protegidas, Mauricio Ruiz Bustamante indicó que efectivamente el daño que se puede encontrar en dichos recintos aparte del fuego propiamente tal, que ya está normado por la Ley 20.653 y que faculta para poder expulsar a las personas que sean sorprendidas haciendo fuego donde no se debe, también se producen otro tipo de daños producto del turismo que puede ir en efecto directo a la flora y fauna de los ecosistemas de estas áreas, como por ejemplo la contaminación por hidrocarburos. En general, en las otras áreas silvestres protegidas no se han registrado mayores daños producto de las visitas. “Creemos que el turismo debe educar a las personas para que éste sea sustentable”, puntualizó.