Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Crece registro de daños causados por turistas en parques nacionales

Entre los perjuicios figuran vandalismo, empleo de fuego en zonas prohibidas, caza ilegal y robos, entre otros. Autoridades alistan proyecto de ley para rectificar “vacíos”. 

(El Mercurio) El mayor acceso a las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) ha ido de la mano de una brusca alza en el registro de daños causados por turistas, los que de tres casos registrados en 2012 pasaron a 83 en 2017, según informó Conaf vía Transparencia. Una tendencia que se mantiene este año: Solo en lo que va de 2018 ya se registran 59 procedimientos por daños causados por visitantes.

Para Ricardo Curiqueo Henríquez, director regional de Sernatur (S) en la Región de Atacama, resulta fundamental que este tipo de vandalismo sea denunciado y perseguidas las responsabilidades que correspondan, “ya que afectan no solo la imagen y los atractivos de una región, sino que los frágiles ecosistemas que albergan las áreas protegidas”.

En la misma región el aumento de las fiscalizaciones ha permitido controlar este tipo de hechos y reportarlos, según asevera el seremi de Agricultura Patricio Araya.

De hecho, entre 2012 y 2017 el Parque Nacional (PN) Pan de Azúcar en Atacama encabeza los registros de daños causados por turistas (55), seguido del PN Radal Siete Tazas (40) en la Región del Maule, y la Reserva Nacional Río Los Cipreses (32), en la Región de O’Higgins.

Según Gastón Zaso, uno de los cuatro operadores turísticos que ofrecen cabalgatas a Siete Tazas, el principal deterioro que experimenta ese lugar dice relación con los desperdicios de los visitantes. “Los senderos están bien cuidados, pero las visitas han ido aumentando y con ello también la basura que dejan los turistas. Es algo difícil de controlar por los guardaparques”, detalla.

En el norte, la falta de un cierre perimetral en el Monumento Natural La Portada de Antofagasta se convierte en una de las principales amenazas, según Felipe González, jefe del Dpto. de Áreas Silvestres Protegidas de Conaf. “Hay mayor acceso actualmente a los parques nacionales, y también mayores riesgos”, sostiene.

Entre los principales daños figuran empleo de fuego, vandalismo, caza y tala ilegal, que motivaron parte de las expulsiones en APS, las que en cinco años aumentaron 1.500%.

Para la ministra del Medio Ambiente (MMA), Marcela Cubillos, la aprobación del proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP) permitiría corregir vacíos que hoy tornan muy difícil sancionar estas conductas.

“Por un lado la vía actual nos define a nosotros como quienes tienen la supervigilancia de las áreas protegidas, pero no tenemos la administración de las mismas, que hoy está en manos de Conaf”, afirma.

En tanto, el guía turístico Francisco Croxatto plantea que en Aysén los principales causantes del deterioro en áreas de interés para los turistas corresponden a visitantes nacionales: “hay un mayor porcentaje de chilenos que no actúa ambientalmente de manera correcta (…) Se está viendo mucha basura, sobre todo en la orilla de la Carretera Austral”, precisa.