De acuerdo al informe elaborado mensualmente por Revista LIGNUM, en base a los antecedentes entregados por el Banco Central, las exportaciones totales nacionales y también las forestales, han tenido una variación positiva los primeros tres meses del año, comparadas con el mismo periodo del año anterior.

Los envíos totales del país se expandieron para este periodo en un 24%, impulsadas principalmente por el aumento de las exportaciones mineras, que lo hicieron en un 19%, algo menos que en los dos primeros meses del año, y en menor medida por el sostenido crecimiento de los embarques agropecuarios e industriales (18,6%).

Lea también: [Exportaciones forestales crecieron un 2% en 2017 y llegan a US$5.377 millones]

Respecto al mes de marzo, el vigor de las exportaciones decayó un poco; en terreno negativo para los envíos agropecuarios, modesto para los embarques industriales, pero muy promisorio para las exportaciones mineras.

Exportaciones forestales

El crecimiento de los envíos forestales en enero-marzo (21,4%), comparado a igual periodo de 2017, casi igualó el incremento de los embarques totales (24%), y casi duplican la expansión de las exportaciones industriales para el trimestre.

 

Los incrementos de las exportaciones de celulosa en todos sus tipos son sin dudas impresionantes con un 131,7% en promedio, marcando las pulpas blanqueadas un claro liderazgo.

Lea también [Fernando Raga plantea modernizar las pymes]

Entre los productos sólidos de la madera, la madera aserrada sigue con un pobre desempeño, y la madera contrachapada sigue con el impulso de los dos primeros meses del año. Los demás productos, como las remanufacturas y astillas de exportación, registran crecimientos modestos, pero positivos. En resumen, un buen trimestre y con positivas perspectivas si persiste la bonanza del mercado de las celulosas.