(El Sur) Con una inversión superior a los US$150 mil, Puerto Lirquén (PLQ) incorporó un sistema con tecnología de última generación para evitar accidentes en la interacción hombre-máquina: Bodyguard Box.

Consiste en la instalación de antenas de radiofrecuencia en las grúas de alto tonelaje (Reach Stacker y Top Lifter), las que reciben las señales de movimiento que emiten cuatro sensores o tags adheridos a los cascos de cada trabajador portuario.

De este modo, el conductor es alertado de la presencia de una persona en el patio o bodega cuando se encuentra a siete metros de distancia hacia delante y hacia atrás, y a cuatro metros y medio a cada lado de la máquina. Distancias que permiten al operario reaccionar a tiempo y frenar de manera segura.

Protección

“Es un sistema orientado a proteger a los trabajadores que por la naturaleza de su labor deben circular por los patios y bodegas del puerto, ya que por las dimensiones de estos equipos se dificulta la completa visibilidad de los operadores”, sostiene Juan Alberto Arancibia, gerente general de PLQ.

Id Tech Internacional, empresa panameña líder en el rubro, fue la encargada de implementar Bodyguard Box, lo que implicó la instalación y calibración de los equipos, la capacitación de todo el personal involucrado en su uso y la entrega de sensores de cascos con su respectiva explicación a cada trabajador.

A esto se suma la instalación de luces de seguridad adelante y atrás de todas las máquinas de trabajo de PLQ. De nombre “Blue Spot”, estos focos proyectan un haz de luz ultravioleta sobre el suelo que alerta a quienes transitan en el lugar que se aproxima un vehículo.

Campaña

El arribo de estas tecnologías va acompañado de la campaña “Mi vida, mi casco. Estoy activado”, la que a través de mensajes de texto, correo electrónico y el refuerzo in situ de los prevencionistas de riesgo da a conocer cómo funciona el sistema y la importancia de la utilización de este elemento de protección personal (EPP).