Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Corbo y De Gregorio proyectan crecimiento de 4% en 2018 y 2019

Ambos notan puntos de acuerdo entre este gobierno y el próximo en el ámbito previsional. 

(El Mercurio) Los ex presidentes del Banco Central Vittorio Corbo y José De Gregorio coinciden en que una economía internacional más robusta, junto a la mejora de expectativas y de la confianza, impulsarán un crecimiento en torno al 4% en 2018 y en 2019, y prevén que la Tasa de Interés de Política Monetaria se mantendrá por tiempo prolongado.

En un encuentro del Club MIT Chile, realizado en las dependencias de Everis, ambos abordaron la coyuntura económica y advirtieron el riesgo de que el alza de aranceles anunciado por Trump desate una guerra comercial que tendría efectos para la economía mundial.

De Gregorio proyectó un crecimiento para Chile del 4% en 2018 y en 2019. La actividad se encuentra en la parte positiva del ciclo, acompañado por una economía internacional algo mejor; una política monetaria con grados de expansividad que presumiblemente van a durar y la recuperación de los niveles de confianza, detalló.

“Vamos a ver una economía que va a crecer bastante más allá de lo que creció en los últimos cuatro años. Si es 3,5% o 4%, eso va a ir desarrollándose en el camino”, dijo Corbo. Agregó que el cambio político del nuevo gobierno va a dar un impulso fuerte a la inversión tras cuatro años de caídas consecutivas. Pero planteó que el problema más complejo es cómo retomar tasas de crecimiento entre un 4% y un 4,5% por algunos años más, para satisfacer las expectativas de la clase media y eso requiere preocuparse del tema de la productividad, de la “tramitología”, el exceso de regulaciones y la rigidez del mercado laboral, como ha planteado la OCDE.

En el ámbito previsional, ambos expertos opinan que hay bastante acuerdo entre las propuestas del gobierno actual y de la próxima administración en torno a elementos centrales, como para poder avanzar.

De Gregorio sostuvo que la solución del problema de las pensiones debe ubicarse dentro del sistema contributivo, no en el pilar solidario porque eso envolvería riesgos fiscales. Planteó que hay que estudiar abrir el sistema a más actores para generar más competencia. Mencionó la alternativa de cobrar por el saldo y no por los ingresos o sueldos, permitiendo que los ahorros previsionales puedan distribuirse entre distintos agentes y no solo con seis actores.