Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Foto: Juan Carlos Recabal Diaz / Editec

Celulosa de fibra corta retoma rally alcista, pero inventarios sugieren precios planos para 2018

El commodity forestal volvió a marcar un avance después de dos semanas sin variaciones.

(Pulso) Después de dos semanas consecutivas de silencio, la celulosa de fibra corta volvió a dar señales de vida con un avance en su cotización que le hizo retomar su impresionante rally de más de un año. Así, con una apreciación semanal de 0,09% que la llevó hasta los US$1.000,93 por tonelada métrica, la materia prima acumula 56 semanas consecutivas sin contracciones.

La celulosa de fibra larga, por su parte, dio una subida más aguda, de 1,79% la semana pasada, alcanzando los US$1.052,24 por tonelada métrica.

“Los precios siguen subiendo por el anuncio que hicieron los productores de celulosa en diciembre, principalmente”, explicó Gabriela Cortez, directora de mercado de capitales e inversiones de Banco do Brasil, refiriéndose a la decisión de Fibria de subir los precios.

[BCI prevé alza de 45% en utilidades de empresas IPSA: sector forestal beneficiado por la celulosa]

La demanda, uno de los factores que ha impulsado el rally en los últimos 12 meses, se mantiene sólida, destacó la ejecutiva, por tres motivos centrales: una demanda más alta en China, a raíz de restricciones higiénicas y ambientales; la recuperación económica de la Zona Euro; y el ingreso de nuevas máquinas de papel al mercado, especialmente en Asia.

En esa línea, las últimas cifras de inventarios mensuales (a diciembre del año pasado) marcaron la primera caída desde marzo, retrocediendo en 2 días de suministro hasta los 34 días, lo que representa una baja de 5,6%.

“En general, se observa un muy buen crecimiento de los envíos aun cuando la base de comparación de diciembre de 2016 era desafiante”, dijo Banchile Inversiones en un informe reciente. Ahora, agregó la firma, la pregunta es si esta baja de existencias respaldará el alza de precios de Fibria para los despachos de febrero o si “simplemente proporciona evidencia de consumidores que se reabastecen para estar mejor preparados y resistir dicha alza”.

“Tenemos dudas de si esto es una señal que apoye la capacidad para implementar nuevas alzas, ya que nuestras fuentes de control sugieren que una gran parte de la fortaleza de la demanda en diciembre se debió a una reconstrucción de inventarios por parte de los consumidores aprovechando descuentos mayores a los que se observan actualmente, lo que da cuenta de compradores más sensibles a los precios”, dijo Banchile.

En esa línea, la compañía augura que los precios se verán beneficiados en el corto plazo por esta noticia, manteniendo los valores estables este mes pese a la demanda estacionalmente baja de febrero. El factor inventarios, combinado con tipos de cambio locales apreciados y las grandes plantas que permanecen inactivas, deberían retrasar “la anticipada inflexión” en la cotización de la celulosa.

Cortez, de Banco do Brasil, apunta al mismo escenario mirando los próximos 11 meses: “Creemos que los precios van a seguir estables en la primera mitad de este año”. Después de eso, agregó, se anticipa una leve baja en el segundo semestre, en la medida que las plantas Horizonte II, de Fibria, y OKI, de Asia Pulp & Paper Group (APP), aumenten la capacidad de producción del sistema.

El rally del commodity forestal ha mejorado las perspectivas de las dos compañías que representan al sector en la bolsa local: CMPC y Empresas Copec, holding que controla Celulosa Arauco.

Ambas compañías superan por amplio margen el desempeño del IPSA en los últimos 12 meses: CMPC se ha empinado un 49,5%, convirtiéndose en la novena acción que más ha rentado del selectivo, mientras que Copec se ha elevado un 49,5%. El IPSA, por su parte, ha subido un 34,07% en el mismo periodo.

Según comentan desde el mercado, uno de los principales motores detrás de este avance es el entusiasmo que rodea a la celulosa.

Temas Asociados