Firma forestal gatilla guerra legal entre factoring y fondo Equitas

El caso tensiona al sector financiero: la firma silvícola está en proceso de liquidación, hay varias querellas por estafa y demandas civiles cruzadas, e incluso, la auditora KPMG se querelló por falsificación de los balances.

(El Mercurio) Nada hacía pensar que el robo de troncos de pino y eucaliptos en el Biobío investigado hace un año iba a escalar, hasta convertirse en una guerra legal que tiene enfrentadas a buena parte del sector financiero con la firma penquista Innovaciones Forestales (IF) y su controlador, el fondo de inversión Equitas. Aunque no es una pelea de montos abultados, sí involucra a grandes entidades de la banca, como el BancoEstado, Scotiabank y el Banco de Chile, y firmas de factoring como Primus, ligada a Raimundo Valenzuela; Penta, relacionada con Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín; Cumplo, fundado por Nicolás Shea, hermano del gestor del fondo Equitas, entre otros inversionistas destacados del sector.

En esta conflagración, los más reputados abogados de la plaza fueron ya reclutados: Bofill & Escobar representa a Equitas e IF; también están Grasty, Quintana & Majlis, por Finameris; el ex presidente del Consejo de Defensa del Estado y socio de BCP Abogados, Juan Ignacio Piña, defiende en lo penal a Primus, Nuevo Capital, Banpro, Contémpora y Cumplo. Hay acciones penales y civiles cruzadas y está en proceso la liquidación de Innovaciones Forestales, lo que esta empresa busca revertir en la Corte de Apelaciones.

¿Cómo un problema de los campos sureños sacude así al corazón financiero del país? Equitas es un gestor de fondo de capital de riesgo, que tiene aportantes como el ex canciller de Austria Alfred Gusenbauer, Corfo, y que cuenta como gestores a Vicente Pérez y Cristián Shea Carey. El fondo Equitas II, que según Acafi maneja US$ 16,6 millones, invirtió en Innovaciones Forestales, además de otras empresas, como las firmas acuícolas Costa Austral y Río Negro; la biotecnológica Aguamarina, y la firma de reciclaje Greendot.

Innovaciones Forestales compraba madera a varios proveedores, las comercializaba a terceros, normalmente compañías extranjeras que la manufacturaban. Entre sus proveedores estaba Forestal Los Acacios, que según todos los involucrados es clave en el conflicto: su gerente general, Renato Pinto, había trabajado en IF y tenía vínculos con otros ejecutivos de la empresa, como el contralor de Innovaciones Forestales, Joel Muñoz.

En noviembre de 2016, coinciden abogados de las firmas involucradas, se hizo público que el Servicio de Impuestos Internos de la VIII Región investigaba a distintas empresas forestales por robo de madera y boletas falsas para cobrar el IVA.

Por esa fecha, los factorings empezaron a tener problemas para cobrar las facturas de venta de madera desde Forestal Los Acacios a Innovaciones Forestales. Por ello, Equitas contrató a fines de 2016 al estudio Bofill & Escobar para investigar qué estaba pasando en Innovaciones Forestales, y en ese marco se reunió a inicios de este año con las distintas empresas de factoring para explorar soluciones. Pero luego la guerra estalló: hay demandas civiles y penales de ambos lados y hasta un requerimiento al Tribunal Constitucional (TC), que en todo caso fue desistido este martes 28 de noviembre. Todo por una deuda total de más de US$ 5 millones, la mitad a bancos y el resto a los factorings.

Aunque tanto Innovaciones Forestales como las distintas firmas de factoring concuerdan en que hay una irregularidad, hay discrepancias de qué tan grave es y de quién es la culpa. Según fuentes del mercado, IF y Equitas responsabilizan del problema a algunos ejecutivos de la propia empresa, como el contralor de Innovaciones Forestales, Joel Muñoz, y a las firmas de factoring , las que habrían actuado “en manada”, sin ser diligentes en corroborar la legitimidad de las facturas impugnadas. Las firmas que hacen factoring desestiman esta tesis. “La defraudación a un número importante de factorings es palmaria”, señala Juan Ignacio Piña, que representa a varias de estas compañías.

Forestal Los Acacios, en el centro del conflicto

Según fuentes del sector, IF le adelantaba los pagos para que Forestal Los Acacios pudiera adquirir madera a pequeños propietarios y así pudiera venderle de vuelta insumos a Innovaciones, con lo que no había deudas y “las facturas nacían pagadas”. Pero, dicen los abogados, Los Acacios vendía en paralelo las facturas a distintos factorings , es decir, traspasaba su cobro y recibía efectivo por ellas con un descuento. En suma, según IF, Forestal Los Acacios recibía dos pagos por cada transacción de venta de madera, una de parte de IF y otra de parte de los factorings.

Eso gatilló distintas acciones judiciales. En Concepción, el abogado Mario Rojas inició acciones contra los factorings por estar cobrando una deuda que, según sus alegatos, no procedía. Los factorings han planteado que sí existía esa acreencia. En ese marco, las empresas de factoring Primus Capital, Nuevo Capital, Banpro, Contémpora, Cumplo y Finameris interpusieron en septiembre de 2017 una querella por estafa contra el gerente general de Innovaciones Forestales, Eduardo Ugarte; su homólogo de Forestal Los Acacios, Renato Pinto, y el contralor de IF, Joel Muñoz, además de todos los que resulten responsables.

Pero hay más. La firma auditora KPMG, que revisaba los balances de Innovaciones Forestales, se querelló contra esta última empresa por falsificación de sus estados financieros.

Juan Ignacio Piña, que representa a varios factorings , apunta a que “ciertamente, hay responsabilidad tanto de ejecutivos de Forestal Los Acacios como de Innovaciones Forestales, pero no es posible descartar la participación de órganos altos de la administración”.

Según este abogado, “las explicaciones ofrecidas rayan en lo absurdo, especialmente cuando incluso hay una querella de KPMG por la falsificación de informes de auditoría”.

IF deja de operar y pide reorganización judicial

Con todos estos líos, el 30 de mayo de este año, Innovaciones Forestales pidió una reorganización societaria, la que está siendo llevada en el 30° Juzgado Civil de Santiago y representada por Nelson Contador. En ese proceso, la pelea de si existe o no deuda con los factorings cobró un nuevo ímpetu.

El juzgado civil capitalino reconoció a los factorings como deudores. Y en la audiencia del pasado 13 de noviembre, el 30° Juzgado declaró la liquidación de Innovaciones Forestales. La Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento está en proceso de nombrar a un liquidador, que se definiría esta semana. En el mercado se barajan los nombres de Loreto Reed y Marcelo Godoy para enfrentar tal tarea. Sin embargo, esto se puede revertir, porque IF apeló de la sentencia y pidió seguir con la reorganización judicial.

“Ahora lo que viene es que Innovaciones Forestales entre en proceso de liquidación, aunque ello es completamente independiente de las investigaciones penales que están en curso”, dice Eduardo Marchi, de Grasty, Quintana y Majlis.

En dicho proceso se reconoce como acreedores garantizados al BancoEstado ($300,9 millones), al Scotiabank ($108,5 millones) y al Banco de Chile ($108,3 millones). Y como acreedores valistas (los que no están protegidos por garantías) a Finameris ($590,3 millones); Primus ($338,3 millones); Tanner ($337,8 millones), además de otras 25 entidades. En total, los pasivos se sitúan en los $3.400 millones.