Charles Kimber. Foto: Revista LIGNUM
Charles Kimber. Foto: Revista LIGNUM

Charles Kimber por daños de incendios forestales: “Esto es por gestión, no por cambio climático”

El ejecutivo de Arauco evalúa el efecto de los siniestros, principalmente por lo sucedido la última temporada, y señala que ocurrió más por una descoordinación de las instituciones públicas y privadas en prevención y combate, lo que se ha trabajado para mejorar y estar más preparados para el verano 2017-2018. Esa, dice, es la lección más importante.

El gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco, Charles Kimber, presentó el plan de prevención y combate de incendios de la compañía, la cual aumentó su inversión para este ítem en US$10.000.000 respecto al año anterior, llegando a US$35.000.0000 en la actualidad.

Entre los recursos destinados se consideran, entre otros, 14 helicópteros, 13 aviones de combate, 129 brigadas diurnas y 204 brigadistas de combate nocturno; 125 torres de detección de fuego y 6.881.600 litros de agua por jornada, lo que aumentó en un 40% respecto a la temporada anterior.

Arauco también trabajó en un Plan de Renovación Forestal, desarrollando 14 medidas concretas, con foco principal en 4 aspectos.

Entre estos, el ejecutivo de Arauco destacó la Red de prevención comunitaria, en que se trabaja con 235 comités activos y 174 planes locales de prevención; Combate temprano, en que se suman más brigadistas, se aumenta la capacidad de agua e incrementan los recursos aéreos de 18 a 27. Respecto a este último punto, Charles Kimber señaló que la próxima semana llega un helicóptero similar a lo que fue el “Elvis”, de la temporada anterior, llamado “Any”.

También forman parte del Plan de Renovación Forestal la Red estructural de protección comunitaria, a través de una red corta combustible para reducir la propagación. Finalmente, está el cinturón de protección para resguardar las zonas habitadas, lo que se lograría con aumento de la distancia entre árboles, 466 kilómetros de protección para pueblos y localidades y 1843 kms de corta fuego, podas en altura para evitar el contacto de las ramas y reducción de material vegetal a nivel de suelo.

Lecciones aprendidas: Coordinación

Por la temporada de incendios 2016 – 2017, Arauco declaró un daño en torno a los US$240 millones, que por seguros involucrados y planes de recuperación de plantaciones y bosques podría reducirse a una cifra cercana a los US$180 millones netos.

Concretamente, la compañía registró 80.000 hectáreas de plantaciones y 17.000 hectáreas de bosque nativo afectado por el fuego.

Sobre las principales lecciones aprendidas respecto a la pasada temporada, Charles Kimber dice que “esto es un trabajo conjunto, en el sentido de trabajo compartido, que no es de una sola empresa o un sector. Es una estrategia integrada, no hay un solo factor. Esto es por gestión, no por cambio climático”.

El ejecutivo agrega que actualmente se hace un trabajo aún más colaborativo y coordinado con Conaf, Onemi, empresas forestales e incluso de otros sectores, como las eléctricas. “Hemos tenido reuniones con ellos, con las asociaciones y las compañías individualmente. Hemos recogido lo que están haciendo. Antes no se hacía nada, cada uno ‘iba por su lado’, no se sabía qué recursos tenían esas empresas (eléctricas), ni siquiera teníamos sus teléfonos. Hoy la industria está mucho mejor preparada que el año pasado”.

El gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco agrega que “ahora el objetivo es apagar el fuego, independiente de quién sea el terreno, sino el que pueda llegar primero y esté más cerca, para atacar el foco inicial”.

Temas Asociados