Forestales anticipan déficit de madera a partir de 2018 como secuela de incendios del verano

Los mayores efectos se verían en el abastecimiento doméstico. Escasez se extendería al menos unos 10 años.

(El Mercurio) Los incendios que arrasaron con 220 mil hectáreas de plantaciones forestales el verano pasado en la zona centro-sur del país seguirán dejando ver sus efectos en este sector por al menos 10 años, en particular con un déficit de materia prima: bosques de pino.

A partir de 2018 se comenzará a advertir una importante escasez de productos madereros, especialmente destinados al mercado doméstico y producidos en la Región del Maule, aunque también afectaría las exportaciones del rubro. Así coincidieron diversos actores de la industria que participaron ayer en la inauguración de la XIX Feria Internacional Forestal, Celulosa y Papel, Expocorma 2017, que se realizó en Coronel, Región del Biobío.

El presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Fernando Raga, señaló que “se quemaron 220 mil hectáreas mayormente de pino, lo que es el 15% de las plantaciones de esa especie en Chile, pero en el caso del Maule puede impactar del orden de 30%. Con ello, el suministro de materia prima para los aserraderos se verá complicado en cierta magnitud y desde el segundo semestre de 2018 será notorio”.

Sobre el impacto para productos de consumo local o de exportación, Raga indicó que la mitad de la madera aserrada que se produce se utiliza para el mercado interno y la otra parte se embarca al exterior, por lo que “es probable que exista un ajuste de precios de tal manera de que se igualen los valores de exportación con los del mercado interno para que sea igualmente conveniente para un exportador lanzar la madera al mercado interno”.

Dicho “ajuste” de precios sería al alza, precisó Raga, y se haría “vía reducción de exportaciones”.

Charles Kimber, gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco, sostuvo que la escasez se notará más en la zona del Maule. Comentó que impactará a los rollizos y aserraderos que abastecen el mercado nacional con madera aserrada y “un poco a los que exportan”.

Kimber señaló que el déficit se podría extender por 10 años. “En el caso de Arauco se perdieron US$ 240 millones en los incendios, pero también se afecta el flujo de madera hacia adelante. No habrá la madera disponible que se pensaba procesar. Serán 10 años complicados, pero no se afectará a las plantas de celulosa”.

Fernando Rosselot, director ejecutivo del Instituto Forestal (Infor), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura, estimó que “a inicios del próximo semestre se notará la escasez o entrando el invierno”.

Rosselot añadió que el déficit que se producirá será de madera en general. Explicó que las empresas productoras han sacado de forma rápida la madera afectada por los incendios para que esta no se manche, por lo cual existe aún un inventario.

Más recursos para atacar incendios

La inauguración ayer de la Exporcorma contó con la presencia de 250 invitados, entre ellos, autoridades estatales, encabezadas por el intendente del Biobío, Rodrigo Díaz, además de alcaldes de esa zona, embajadores de diversos países y representantes de empresas forestales.

Fernando Raga comentó que las firmas forestales hicieron una profunda revisión de la catástrofe del verano pasado y están reforzando sus equipos de prevención y combate, elevando en 60% la inversión este año para enfrentar eventuales incendios, a US$ 80 millones. Solo Arauco subió en US$ 10 millones a un total de US$ 35 millones sus recursos para este objetivo.

Definición de MAPA

El primer vicepresidente de Arauco, Roberto Angelini, se refirió al proyecto MAPA de la forestal por US$ 2.500 millones, al cual recientemente dio luz verde la Corte Suprema. “Se ha demorado seis a siete años. Hay que ver las factibilidades técnicas y económicas y revisar todo. Estamos trabajando y ojalá tengamos resultados”, dijo sobre la iniciativa, cuya concreción depende del directorio de la firma.

Temas Asociados