Ingresar a un mercado más competitivo, con mejores ingresos y generando herramientas e información para lograr alinear los incentivos en toda la cadena logística, productiva y comercial, a través de una medición y control más preciso de la madera pulpable a través de la medición real del contenido de fibra y calidad asociada a  ésta en el sector, así como la cantidad de energía y calidad como combustible en el sector de la biomasa, es lo que ofrece hace 30 años la compañía John O´Ryan Surveyors a las empresas forestales en Chile y Latinoamérica; una vasta experiencia que los ha llevado a posicionarse como una de las más especializadas de su rubro.

Y es que John O´Ryan Surveyors no solo realiza control de cantidad en las diferentes etapas de la cadena de producción de celulosa o astillas, sino que además realiza control de calidad, considerando muestreo y análisis del material; desarrolla e implementa sistemas de gestión a la medida del cliente, y presta asesorías a clientes en temas relacionados con biomasa y biocombustibles sólidos, madera pulpable, eficiencia logística forestal y eficiencia del proceso de astillado, entre otros.

Este servicio completo es el que agrega valor a la compañía y sus proveedores, que con experiencia y profesionales especializados apoyan y asesoran a sus clientes para mejorar la calidad de indicadores de gestión y la trazabilidad en toda la producción, fortaleciendo sus propios negocios.

En 2016, más de 25 millones de toneladas fueron controladas bajos los distintos servicios a lo largo de la cadena.

BiomasaUno de los servicios que ofrece la compañía es medir la materia prima a través del sistema de medición BDMT (Bone Dry Metric Ton o Toneladas Métricas Secas), que permite ser más exacto al momento de tranzar la madera, lo que se traduce en herramientas para aumentar la eficiencia y reducir los costos, mejorando así los márgenes de ganancia de las empresas e incentivando la mejora de la calidad de la materia prima.

“La mayoría de la industria en Chile compra por metro ruma, por volumen aparente. Como no es exacto, puede ser muy variable. En algunos casos llegas a tener 45% de madera sólida y en otros 85%, por ejemplo. Incluso, por características de fibra y humedad un mismo metro ruma puede tener 0,55 BDMT ó 1,1 BDMT, que es una gran diferencia. Utilizando unidades poco precisas, se abre la posibilidad que se generen problemas de trazabilidad, e incluso de desincentivo a la entrega de mejor materia prima o reducción de costos lógisticos, por ejemplo, afirma Rodrigo O´Ryan, gerente general de John O´Ryan Surveyors.

La compañía lleva más de 30 años siendo vital para la exportación, ya que países como China y Japón exigen la medición de la materia prima en BDMT. Esta unidad es la que realmente mide la fibra comprada.

Sin embargo, Chile debe avanzar en su implementación en el mercado local, ya que, como explica Rodrigo O´Ryan, “lo que no se mide bien, no se gestiona bien, y lo que no se gestiona bien, no mejora”.

puertoAsí es como el BDMT incentiva un mercado más competitivo y toda la cadena de producción se ve beneficiada. “Los que quieren subirse al carro deben ingresar con mejores servicios”, explica O´Ryan, quien agrega que “esto genera un incentivo en toda la cadena de producción y al mismo tiempo genera retornos al productor”.

Los controles en BDMT se pueden realizar a troncos, astillas, biomasa, entre otros, tanto en las plantas, como en recepción en puerto, embarques, y otros lugares, donde se mide e informa la cantidad exacta de materia prima y su calidad.

Luego, se emite un informe a proveedores y compradores, permitiendo tomar mejores decisiones de negocios, a la vez de fidelizar al cliente con información sólida, clara y consistente.