Gasto público de 3,9% en erario alienta expectativas en Sector Público

Organizaciones preparan paro nacional de advertencia para la próxima o la semana subsiguiente ante el retraso en la negociación del reajuste salarial.

(Pulso) La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Mesa del Sector Público (MSP) -que agrupa a los 14 gremios que representan a los empleados públicos- acordaron ayer realizar un paro nacional de advertencia ante la ausencia de una señal concreta del Gobierno para iniciar las negociaciones del reajuste sectorial.

En la Mesa declararon que no están dispuestos a que el Gobierno siga dilatando su respuesta ante su pliego de peticiones que considera un incremento de 6%, luego que el Ministerio de Hacienda ya enviara al Congreso el Presupuesto para el próximo año.

“Los plazos ya están agotados. Es hora de pasar a las acciones de fuerza mayor, las cuales 3e vamos a anunciar el viernes, y que implican un paro nacional de advertencia que podría seguir escalando”, dijo el presidente de la Confusam y miembro de la MSP, Esteban Maturana.

El dirigente señaló que la fecha de la movilización se está consensuando al interior de las organizaciones, “pero esto debiera ser no más allá de la próxima semana o inicios de la subsiguiente”, precisó.

Los gremios también vieron como una buena señal para el reajuste salarial el alza de 3,9% del gasto público en el proyecto de Presupuesto 2018.

“La señal que se dio en el Presupuesto es algo que modifica favorablemente las expectativas que teníamos respecto de esta negociación. A diferencia de Valdés, Nicolás Eyzaguirre es más político y diseñó un alza de 3,9% en el gasto público que nos deja en una distancia menor respecto del 6% que pedimos, esa cifra nos lleva a pensar que ese es el piso con el que debe partir la negociación, no es aceptable ceder ante algo bajo el 3,9%”, dijo Maturana.

En su pliego de negociación, los empleados públicos solicitan un reajuste nominal de un 6%, además de otros bonos y beneficios, como mayores incentivos al retiro, resolver el paso de trabajadores desde honorarios a contrata, ajustar asignaciones de zonas extremas e incluir a Chiloé en ellas, beneficios de sala cuna para padres y colaciones para todos los trabajadores de los servicios de salud. La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, advirtió el fin de semana que muchos de estos puntos “son de arrastre”, pues están pendientes de la negociación de 2014. “Estamos en un tiempo crítico”, alertó la dirigenta.

Temas Asociados