Aserraderos

Chile tendrá el primer y más alto edificio construido en madera en Latinoamérica

La obra se proyecta para el verano de 2018 y levantarla podría tomar menos de una semana, sin contar los cimientos.

(Diario Financiero) Utilizar biomateriales para lograr una construcción más eficiente y sustentable en Chile es el objetivo que se han trazado instituciones estatales y privadas hace al menos dos años. A los barrios ecosustentables de Chañaral y El Salado en la Región de Atacama, en los próximos meses se sumará en la comuna de Valparaíso la Torre Peñuelas, un edificio de seis pisos, construido íntegramente en madera, el más alto de toda América Latina.

La edificación, inédita en la región, es una iniciativa del Centro de Innovación en Madera (CIM) UC-Corma, junto al Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), Corfo, Conaf y la Municipalidad de Valparaíso. Se emplazará en el sector de Peñuelas y se proyecta su construcción para el verano de 2018.

Juan José Ugarte, director del CIM UC, comenta que será una construcción experimental, que expondrá las propiedades de la madera en en altura y a la vez, estudiará el comportamiento del material en condiciones reales.

De los seis pisos, tres serán experimentales y contarán con sensores de Internet de las Cosas (IoT) para medir la humedad, temperatura, corrientes de aire, el nivel lumínico en su interior y el comportamiento ante un sismo.

“Van a estar conectados a una estación que nos dará los datos de contexto y donde vamos a poder recibir una gran cantidad de datos, y así ver cómo funciona esta construcción”, explica Ugarte.

La medición será por un plazo de 18 meses, los primeros seis para calibrar las condiciones del edificio y dejarlo en forma óptima para cuando esté abierto al público general durante los siguientes 12 meses. En este segundo período, su acceso será gratuito y se espera que lleguen instituciones educacionales de formación técnica y también comisiones políticas y empresas, promoviendo el debate acerca de la edificación en altura en madera.

En la primera planta habrá una muestra explicativa donde se podrá ver el proceso de construcción mediante videos y planos, mientras que en el quinto habrá un departamento piloto, que emulará una vivienda de madera. Este espacio, al igual que el resto del lugar, contará con muros envolventes, tecnología que permite la circulación de aire, con ahorros en calefacción de hasta 40%. En el sexto piso, en tanto, habrá una terraza donde se ubicarán los paneles solares que calefaccionarán el edificio.

En el exterior probarán diferentes fachadas, por lo que un día podría verse la madera y otro, lucir como concreto.

Nueva normativa

En Chile, la construcción en altura se basa por completo en el uso de hormigón, en gran parte por la normativa sísmica, la cual es una de las mejores de la región e incluso del mundo. Pese a la seguridad que brinda, la regulación podría ser un obstáculo para las nuevas construcciones de madera.

De acuerdo a las últimas pruebas, la madera es cinco veces más flexible que el hormigón. No obstante, al respetar la normativa actual, como lo hace esta torre, las edificaciones terminan siendo más rígidas de lo que deberían.

Francisco Lozano, presidente de Madera 21 de Corma, explica que la madera es el mejor material para construcción en países sísmicos, debido a su flexibilidad. Dice que la madera que hoy se utiliza, resistente al fuego, agua y hongos, con los cuidados necesarios, puede resistir eventos como tsunamis. Dado que la torre es experimental, espera que con ella, se dé el impulso a las autoridades legislativas para crear un nuevo documento que se adecúe a este material.

Otras de las características de la madera en altura es el cómo se construye. Ugarte, del CIM explica que se hace mediante bloques, como si fuesen legos, lo que acelera el proceso. En específico, Torre Peñuelas podría armarse en sólo dos días, sin contar los cimientos, lo que abarata los costos.

“La torre implicó una inversión de $ 200 millones, contando la cantidad de material para que cumpla la norma de hormigón. Si existiera una norma para la madera, sería incluso menos”, afirma.

Ugarte adelanta que más adelante proyectan construir dos nuevas torres, una en base a lo que sería la futura normativa y otra con nuevos materiales, que ya se utilizan, por ejemplo, en Canadá.

Temas Asociados