Tecnología permite detectar contaminación de la biomasa

Instrumento trabaja con una técnica de fluorescencia de rayos X, a través de los cuales obtiene la composición de elementos químicos presentes en las muestras medidas en un lapso de 30 segundos.

El Centro Tecnológico del Álamo (CTA) adquirió una pistola de rayos X que permite detectar metales tóxicos en diferentes materiales para combustión.

Este equipo posibilitará que las empresas puedan certificar la calidad e inocuidad de materias primas que se utilizan para incineración, explicó el académico del CTA, Ricardo Baettig.

Este instrumento trabaja con una técnica de fluorescencia de rayos X, a través de los cuales obtiene la composición de elementos químicos presentes en las muestras medidas en un lapso de 30 segundos.

[Destacan opción de introducir álamos y sauces para recuperar biomasa perdida tras incendios]

Baettig destacó también la facilidad para transportar a terreno el equipamiento —es portátil— con el objeto de determinar si existen elementos nocivos en el material que se desee analizar, con la particularidad adicional de que las muestras no requieren preparación previa, consigna la nota publicada por la Universidad de Talca.

“Por ejemplo, si mido un polín obtendré inmediatamente una composición no normal, en la que se encuentra cromo, cobre y arsénico que son los elementos que se ocupan para impregnar este producto. Además, si buscamos una madera que se ocupará como combustión, y entrega una composición química anormal, podría detectarse si la muestra está contaminada o no, evitándose un grave proceso de contaminación”, precisó el académico.

Ricardo Baettig señaló que “eventualmente cuando hay sospecha de uso de maderas no apropiadas esto puede ser confirmado con la pistola, evitando que biomasas no inocuas ingresen a circuitos comerciales”.

Usos

Esta tecnología fue adquirida como parte del proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R) denominado “Innovación en biocombustibles sólidos densificados de origen agrícola para consumidores domiciliarios urbanos e industriales”.

Tuvo un costo superior a los $20 millones y se puede utilizar también para medir la contaminación en los suelos o en los sedimentos de los cauces de agua.

Otra de las ventajas que mencionó el investigador es la posibilidad de reemplazar procedimientos actuales que son más costosos y requieren de mayor tiempo.

Temas Asociados