La firma finlandesa HewSaw, con más de 50 años en el mercado, se caracteriza por contar con tecnología de punta en sus líneas de máquinas para aserrar, convirtiéndola en líder mundial de la fabricación de estos equipos.

Emmerich Kohle, representante de ventas en Chile de la empresa, explica que “alrededor del 80% de nuestras ventas provienen de las exportaciones. Actualmente, estamos expandiendo nuestra área de influencia a China”, que se suma a Norteamérica, Australia, Nueva Zelanda, Suecia, los Países Bálticos, Rusia, Europa Central y África.

La filosofía de la empresa se basa en siete pilares: rentabilidad, calidad, experiencia, seguridad, flexibilidad, fiabilidad e innovación. En ese sentido, Kohle enfatiza que “nos esforzamos por producir productos que resulten en rentabilidad para nuestros clientes y ofrecemos una calidad incomparable en todas nuestras operaciones”. Es por ello que cuentan con un programa denominado servicio de mantención y operación, que consiste en un contrato que los aserraderos grandes hacen con la empresa y que implica que HewSaw envía técnicos tres o cuatro veces al año al aserradero, los fines de semana, para hacer toda la mantención, lo que redunda en un factor operativo de 95% a 98% para la empresa.

Máquina 2

Sobre la seguridad, Kohle es enfático en aclarar que es una de las principales preocupaciones de HewSaw. “Nos esforzamos por crear un ambiente de trabajo seguro, limpio, tranquilo y ergonómico para nuestros clientes y empleados. Por eso, nuestras operaciones están completamente automatizadas y hay un único operador, que actúa como observador del proceso”, dice. Además, las máquinas son completamente cerradas y trabajan al vacío, por lo que se reduce la cantidad de polvo en el aserradero y hay una excelente aislación acústica.

HewSaw ofrece flexibilidad para todos sus clientes, con personalización de los diseños, máquinas y planes de servicio, y apuesta fuerte por la innovación. “Somos pioneros en el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías en nuestros productos”, indica Kohle. En ese contexto, añadieron a su portafolio de productos la nueva tecnología dx, única en el mundo, que trabaja con ocho ejes y permite cortar hasta 300 mm, por ejemplo una semi-basa de 200 milímetros con una velocidad de 200 metros por minuto. “La HewSaw dx permite cortar con una desviación de no más de 0,3 milímetros, eso es algo que no existe en Chile”, relata.

Además, la máquina es completamente flexible y permite cambiar el patrón de corte tronco por tronco, y pasar a hojas circulares en el proceso del corte. Es decir, no es necesario detener la máquina porque al tener ocho ejes se puede trabajar con cuatro y los otros, cambiarlos a sierras circulares, mientras la máquina sigue en producción. La gran ventaja de esto, dice Kohle, es que genera un factor operativo más alto. “Normalmente, los aserradores en Chile trabajan con un factor operativo de 70% a 78% y nosotros logramos uno de 95% a 98%”.

La máquina es también una excelente alternativa para las empresas que no tienen clasificación de troncos. “Gracias a la HewSaw dx hay menos gastos de operación y de inversiones, porque no hay que hacer la clasificación de los troncos, llegan directamente del bosque a la mesa de entrada”, puntualiza Kohle.