Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Científicos regionales piden declarar a la araucaria “en peligro de extinción”

Los académicos emplazan al Estado a “hacerse responsable” del resguardo de una especie que, según ellos, ha reducido en un 50% su superficie en 500 años.

(Austral de Temuco) Un grupo de investigadores de dos universidades presentó ante la Secretaría Regional Ministerial de Medio Ambiente de La Araucanía una serie de antecedentes para lograr que la araucaria sea declarada como una especie en peligro de extinción.

Se trata de una idea surgida de parte de académicos de la Universidad de La Frontera y la Pontificia Universidad Católica de Chile, quienes luego de realizar varios estudios sobre la araucaria-araucana estiman que es conveniente que se eleve su nivel de categorización de “vulnerable” a “en peligro de extinción”.

Lo anterior debido a que, según ellos, en los últimos 500 años se ha presentado una exponencial reducción de la cantidad de especies, sumado a que existe una serie de factores de riesgo que seguirán siendo sostenidos en el tiempo, haciendo que los bosques de araucaria sean cada vez más vulnerables a desaparecer.

A juicio de ellos, el Ministerio de Medio Ambiente debe considerar su propuesta para generar herramientas de conservación, restauración e investigación de la especie con el fin de recuperar las más de 250 mil hectáreas que, según estiman, han desaparecido en los últimos 500 años.

La propuesta

Con la segura convicción de estar haciendo un aporte a la naturaleza endémica de La Araucanía, los científicos llegaron con documentos y conclusiones investigativas en mano hasta las dependencias de la Seremi de Medio Ambiente.

Allí fueron recibidos por el seremi Marco Pichunmán, quien escuchó atentamente los argumentos de los investigadores, que ya habían manifestado su intención de recopilar antecedentes desde hace ya un año.

“A partir de que actualmente está considerada como vulnerable, lo que proponemos es que se le considere en peligro de extinción, dado que han estado operando una serie de factores (…) nosotros queremos que se vuelva a reconstruir, por decirlo de alguna manera, todo lo que ha sido devastado por los grandes incendios y proteger la especie, para que su ecosistema no se siga degradando”, declaró Rubén Carrillo, director del Departamento de Ciencias Agronómicas de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales de la Universidad de La Frontera.

De acuerdo a antecedentes con los que el Ministerio del Medio Ambiente la declaró como especie “vulnerable”, en Chile está el 75% de todas las araucarias-araucanas existentes en el mundo. Del total en Chile, la Conaf estima que el 79% está en La Araucanía.

“Esta es una especie emblemática para La Araucanía, pero desde el punto de vista biológico-científico es tremendamente importante, ya que apareció como grupo vegetal hace más de 260 millones de años y se ha mantenido. Es uno de los pocos ecosistemas vegetales boscosos que están vivos en el planeta y están, en su mayoría, en nuestra Región”, recalca Carillo.

“Hay muchas cosas que ignoramos de la araucaria araucana y este cambio de condición nos daría el pie y apoyo para lograr hacerlo”, expresó el académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Manuel Gedda.

Responsabilidad estatal

Los académicos dicen que a la llegada de los colonizadores españoles, se estima que en Chile habían 500 mil hectáreas de araucarias. Mientras que actualmente, “la información oficial dice que hay 250 mil hectáreas, en todo el país”, precisa Nelson Ojeda, académico del Departamento de Ciencias Forestales de la Ufro.

“Creo que ya es el momento de plantearse cuál es el nivel de resguardo, porque a pesar de que constituyen monumento natural y está resguardada en áreas prioritarias de conservación, los mayores incendios justamente han ocurrido allí”, cuestiona Rubén Carrillo.

A esperar respuesta

El seremi de Medio Ambiente, Marco Pichunmán, informó que una comisión evaluadora puede tomar entre seis meses y un año para revisar los antecedentes.

De aprobarse la modificación, implicaría que se generen nuevos mecanismos de protección.

“Una vez reclasificada esta especie, el Estado debe realizar y construir ciertos programas de recuperación, de conservación y de gestión”, dijo.

Temas Asociados