Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Expertos proyectan que inflación se ubicará bajo el 2,9% que prevé el Central para 2017

La mayoría de los economistas consultados estimó que la inflación a diciembre se situará entre 2,6% y 2,8% por varias razones, como la mayor depreciación del dólar y el debilitamiento del mercado laboral, entre otras.

(Pulso) La inflación estuvo por sobre el rango meta del Banco Central (2% y 4%) durante 27 meses. De allí en más, desde agosto del año pasado los precios comenzaron una senda descendente impulsada por la depreciación del dólar y por la desaceleración que ha seguido mostrando la economía. Hoy la inflación doce meses se ubica en 2,7% y el Banco Central (BC) espera que cierre el año en 2,9%.

Sin embargo, los expertos difieren de esa proyección, ya que pronostican que este indicador se acercará a 2% hacia mediados de año para llegar a diciembre bajo ese 2,9%, más bien se la juegan por un rango entre 2,6 y 2,8%.

Asimismo, los economistas consultados coincidieron en que los riesgos para la inflación están anclados a la baja a diferencia del BC que los ve equilibrados.

La razón: la mayor apreciación del peso y por ende el debilitamiento del dólar puede conllevar sorpresas bajistas para los precios más allá del escenario delineado por el instituto emisor en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo. A este factor se suma el mayor debilitamiento del mercado laboral reflejado en la caída del empleo asalariado lo que a su vez repercute en la masa salarial y por ende, en el consumo generando menores presiones sobre los precios.

El académico de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, señaló que “el mercado laboral se está deteriorando, lo que se ha notado en la disminución de la masa salarial, y por ende en el menor consumo generando pocas presiones (a la baja) sobre los precios”. Para Alarcón, lo más probable es que la inflación termine el año en 2,6%.

Por su parte, Luz María Koch, académica de la Universidad Finis Terrae, también previó que este año la inflación cerrará en 2,6%. “Claramente la economía se ha venido enfriando durante el primer trimestre del año, cuestión que incidirá a la baja en los precios, por menor consumo e inversión”, aseveró la economista.

César Guzmán, de Inversiones Security, junto con proyectar un 2,6% de IPC anual, añadió que “los riesgos están sesgados a la baja influido principalmente por una apreciación cambiaria adicional junto con una economía que no se recupera y que amplía las brechas de capacidad, moderando el componente no transable del IPC”.

Mientras que para Felipe Alarcón, economista de EuroAmerica, “la menor inflación responde principalmente al menor tipo de cambio, ya que al disminuir $20 afectó las expectativas de más corto plazo”. Por esta razón, prevé que a fin de año el IPC se ubicará en torno a 2,8%.

Benjamín Sierra, economista jefe de Scotiabank, indicó que espera una inflación de 2,8%, sin embargo, enumeró una serie de riesgos que pueden llevar a que los precios fluctúen entre 2% y 2,5%. “El riesgo bajista predominante es que las brechas de capacidad hayan sido subestimadas. Otro riesgo es un derrumbe cambiario muy fuerte, que hiciera caer el dólar en torno a $ 600 y permanecer allí por dos o tres meses, pero este efecto es acotado porque eso probablemente sería acompañado de una mejoría muy fuerte de expectativas”, dijo.

En tanto, Antonio Moncado, economista de BCI, mantiene la misma proyección del BC: 2,9%. No obstante, prevé que durante el primer semestre la inflación en doce meses esté más cerca de 2% “para luego comenzar a subir hacia el segundo semestre por base de comparación”.

Una visión distinta entregó el economista de BBVA, Cristóbal Gamboni, quien señaló que esperan un IPC de 3,2% en diciembre, producto de una depreciación del peso mayor y por ende un mayor dólar. “Esto generará mayores presiones inflacionarias por el lado de los bienes transables y otros efectos acotados de segunda vuelta. Ello se comenzaría a dar hacia el segundo semestre”.

De todas formas, explicó que el escenario de riesgos para la inflación está sesgado a la baja por un menor dólar.

Temas Asociados