Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Colegio de Ingenieros Forestales de Los Ríos: el sector necesita una subsecretaría forestal

El sector forestal cuenta con dos organismos: la Conaf y el Infor, los cuales dependen hoy de la subsecretaría de agricultura, la cual, dada la magnitud e importancia de la actividad agrícola y ganadera, no podrá abordar adecuadamente, explica el Colegio.

En el marco de la discusión en torno a la creación del Servicio Nacional Forestal, proyecto de ley conocido como la Conaf pública y firmado por la Presidenta de la República el pasado 24 de marzo, el Colegio de Ingenieros Forestales de Los Ríos emitió un declaración argumentando que, además del servicio, el sector forestal, dada su relevancia, necesita una subsecretaría.

Entre las razones expresadas por el gremio se destaca las necesidades de potenciar al sector, mejorando las plantaciones y reincorporando los bosques nativos aptos a una cadena de valor productivo, las Pymes y la elaboración de raíz.

Junto con lo anterior, expresa el Colegio de Ingenieros Forestal de Los Ríos, los grandes incendios son una amenaza a la seguridad nacional y se requiere una institucionalidad de peso para prevenir y controlar.

“El posicionamiento y alto interés alcanzado en la sociedad respecto del sector forestal chileno y en especial por el significativo aporte ambiental, social y económico esperado de este sector, exige un nuevo nivel de institucionalidad pública a la altura de éstas circunstancias”, afirma el organismo colegiado.

Declaración Pública del Colegio de Ingenieros Forestales de Los Ríos

Las subsecretarías de Estado de Chile son organismos pertenecientes a la estructura interna de cada uno de los Ministerio de Estado y su existencia obedece a la necesidad de fomentar y promover el desarrollo de áreas específicas, la articulación sectorial y la institucionalidad del mismo. El número de subsecretarías en cada Ministerio tiene dependencia directa del número de áreas calificadas como estratégicas, de magnitud y de trascendencia.

Esta condición, estimamos, la tiene el sector forestal chileno.

El Estado de Chile tiene 22 ministerios y 33 subsecretarías (8 ministerios con más de una subsecretaría)

1. Magnitud y trascendencia del Sector Forestal chileno

El concepto de sector incluye, además de la enorme cantidad de personas involucradas, la gran cantidad de recursos naturales, suelos de aptitud forestal, los bosques nativos y plantados, la industria de transformación primaria y secundaria, los servicios conexos del transporte y del comercio y los servicios ecosistémicos (fundamentalmente la captura de CO2, la biodiversidad, el agua y la belleza escénica).

En este extenso sector participan directamente unas 280 mil personas involucrando al menos a más de un millón de personas en total. Es el conjunto de propietarios forestales y los productores de bienes y servicios. Entre las actividades productivas masivas se encuentran la producción de plantas en vivero, la forestación y manejo de los bosques; el diseño y construcción de caminos rurales; la cosecha y el transporte de madera; la recolección de productos no madereros y la leña (gran importancia rural); el aserrío y los centros de elaboración maderera, muebles entre ellos, las artesanías, la producción funcional y decorativa en madera, la construcción, y paralelamente la producción de paneles, la elaboración de celulosa y papel para abastecer las necesidades de papeles y productos derivados para la comunidad. Entre los servicios productivos está el comercio y la administración de las diferentes actividades, incluida la educación. Entre los servicios ambientales, predominan la belleza escénica que potencia innumerables actividades de tipo turística y cultural; la protección de cuencas que permite mejorar la provisión hídrica; la biodiversidad con fines de tipo científico y, muy relevante hoy, la fotosíntesis que captura gases efecto invernadero y produce aire puro, lo que mitiga el cambio climático.

Es un sector ecológicamente sustentable, basado en recursos naturales renovables, con una función productiva flexible y dinámica que se abastece nacionalmente. Económicamente aporta significativamente al empleo, las exportaciones y al PIB nacional.

2. Tamaño trascendente de sus recursos naturales forestales 

El 37,4 % del territorio nacional están cubiertos por bosques y formaciones xerofíticas arbustivas, superficie que cumple un significativo rol en lo social, económico y ambiental, en manos de 72.758 propietarios forestales, casi 90% en la categoría predial de pequeños y medianos.

Esto es, más de un tercio de la superficie del país están cubiertos con bosques y matorrales xerofíticos, todos los cuales requieren de atención tanto si cumplen con un rol de protección, producción o conservación como si son de propiedad estatal o privada.

Las áreas silvestres del Estado cubren el 19% de la superficie nacional (14,6 millones de ha), uno de los porcentajes más altos del mundo, en las cuales se encuentran los parques nacionales (62 %), reservas (37%) y monumentos, los cuales están formados por 4,1 millones de hectáreas de bosques, y otras importantes formaciones naturales tales como lagos, lagunas, ríos, altas cumbres y nieves eternas, glaciares, humedales, desiertos.

La superficie señalada como áreas silvestres del Estado, a las que se han sumado 0,8 millones de hectáreas como parques privados, es de tal dimensión que debe ser evaluada por un Consejo Superior de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo (Interministerial) para reclasificar su destino, ya que existe una diferencia fundamental entre parques y monumentos, que cumplen una función esencial de conservación y protección con fines científicos, culturales, educativos y controladamente recreacionales, y las reservas nacionales. Los parques deben ser mantenidos en su dinámica natural y preservados por el Estado, en cambio las reservas están destinadas a ser ordenadas y manejadas como de uso múltiple, incluso para la producción de productos madereros y no madereros. En consecuencia, también son de responsabilidad del Estado ya que son territorios frágiles y estratégicos, y lugar idóneo para formar a los futuros profesionales que desean seguir una carrera funcionaria en el Servicio Forestal.

Durante el año 2015, el número de visitantes a éstas áreas, principalmente parques y monumentos, fue de 2,7 millones de personas, cifra record explicado por el interés creciente de la población.

3. Sector forestal como sector líder del desarrollo nacional.

Son la minería, las manufacturas y los servicios los mayores aportantes al PIB nacional, el sector forestal y la construcción se ubican en el lugar siguiente a los anteriores. Considerando la silvicultura, madera y muebles y la celulosa, papel e imprenta, el PIB sectorial de bienes fue en 2013, de 3,1%. No obstante, si sólo se suman las actividades de la construcción y de la energía que no están incluidos en este PIB, la cifra es significativamente mayor.
Otro factor de relevancia es el aporte en la generación de divisas al país, siendo el 8% de las exportaciones totales, constituyéndose en el segundo sector exportador después de la minería y el primero basado en recursos naturales. Durante el año 2015, se exportaron US$ 5.400 millones, caracterizados por la participación de un gran número de firmas exportadoras, países de destino, diversidad de productos y tamaño de los envíos.

De energía: El sector consume el 24% de la energía total del país y genera el 70% de la energía no tradicional producida en Chile. El 24% de la matriz energética primaria nacional proviene de la leña. La leña representa el 60% de la energía primaria de origen nacional.

Chile tiene en materia forestal, relevancia mundial por sus éxitos en materia económica (fruto del esfuerzo estatal y privado) y en materia de conservación al recuperar suelos y generar un extenso sistemas de áreas protegidas

4. Aportando a mitigar el cambio climático

Los recursos naturales forestales, son sumidero del 54,5 % de las emisiones de Gases efecto invernadero de Chile, lo que constituye un rol de primer orden en el problema del cambio climático.

Los árboles en crecimiento absorben CO2 (principal gas efecto invernadero) y producen O2 (oxígeno, aire puro) mediante el proceso de fotosíntesis. Además aportan materia orgánica al suelo, que es otro sumidero de igual importancia.

Hay dos maneras de reducir el CO2 de la atmósfera: reducir las emisiones o eliminar y almacenar el CO2; 1) reduciendo las fuentes de carbono y 2) aumentando los sumideros de carbono: La madera tiene la capacidad única de hacer ambas cosas.

5. Falta mucho: Consejo de Política Forestal, 2016.

Recientemente el Consejo de Política Forestal, en su documento “Política Forestal 2015 – 2035, define al sector bajo el concepto deseado de “Desarrollo Forestal Sustentable: Contribución del sector forestal chileno al desarrollo económico-productivo, ecológico y social-cultural del país, mediante la conservación, el manejo integral y el aprovechamiento y uso racional de los recursos, de las cuencas y los ecosistemas forestales”.

Al mismo tiempo señala respecto de la Institucionalidad Forestal: “Establecer una institucionalidad pública forestal acorde a la importancia estratégica del sector, para la conducción e implementación de la política forestal y su orientación hacia un desarrollo forestal sustentable”. Y no sólo es la Institucionalidad los objetivos centrales de la Política sino también: la productividad y crecimiento económico; la Inclusión y equidad social y, protección y restauración del patrimonio forestal.

Cita entre los desafíos: Consolidación a nivel industrial, hacer de pequeños propietarios actores sectoriales; preocupación societal por: impacto en la naturaleza e inclusividad; señalando entre las potencialidades significativas: dendroenergía, nuevos productos, provisión de servicios, restauración.

6. Potencial

Hay enormes superficies erosionadas que deben ser forestadas, mayoritariamente en manos de la pequeña agricultura y forestal, lo cual, por sus externalidades positivas, deben ser parte de una nueva Ley de fomento forestal (Nuevo D.L. 701). Este debe ser un -fomento inteligente-esto es, consideración integral de paisaje, agua, riesgo incendio, suelo, pueblo mapuche, cuyo objetivo central sea el beneficio de los propietarios.

Tanto en la forestación para producir madera en pie, como para la producción de madera requieren acciones de fomento en capacitación, asociatividad y apoyo en mercado.

El sector de plantaciones de las grandes empresas está consolidado económicamente, gran parte certificado ambiental y socialmente. En este campo se debe fiscalizar el buen uso del recurso y sus relaciones sociales y ambientales.

No obstante, otra gran superficie está en manos de pequeños forestadores que requieren apoyo para aumentar la productividad de estos cultivos, y en especial asegurar su protección, en especial sanitaria y contra los incendios forestales.

El mayor recurso, el bosque nativo, no aporta ni mínimamente respecto del potencial. Las plantaciones sustentan en casi un 90% toda la economía forestal del país. En este ámbito se requiere un potente plan de fomento para valorar este recurso nativo, tanto como productor de bienes (maderas y productos de recolección) como de servicios ambientales, en especial el hídrico y turístico. La actual Ley sobre la materia requiere adecuarse.

Hoy el país corta 43 millones de metros cúbicos anualmente para abastecer al sector industrial, de los cuales 42 provienen de las plantaciones de pino y eucalipto. Poner en producción sólo un tercio del bosque nativo, se generarían no menos de 12 millones de m3 anuales, con lo cual se podría generar una gran industria de pequeños y medianos productos de productos de madera, incluso con significativo valor agregado. Este potencial sería posible en la medida que se realicen inversiones de caminos y puentes, fomento productivo y financiamiento.

La recuperación y manejo del bosque nativo puede producir paralelamente a lo anterior, una gran cantidad de biomasa para producir energía de tipo renovable. La biomasa maderera que se produce en un bosque manejado es en al menos un 45 – 50% de uso para leña o astillas.

El alto factor multiplicador de la actividad forestal, requiere una fluida y constante articulación con otros ministerios, especialmente con Economía, Fomento y Turismo, Vivienda y Urbanismo, Energía, y Medio Ambiente.

7. Institucionalidad

El sector forestal, cuenta con dos organismos: la Conaf como servicio forestal del Estado y el Infor con su rol de investigación y desarrollo, los cuales dependen hoy de la subsecretaría de agricultura, la cual, dada la magnitud e importancia de la actividad agrícola y ganadera, no podrá abordar adecuadamente.

Hoy, se está a las puertas de transformar a Conaf en una entidad pública como servicio forestal del Estado. Es el momento entonces, de establecer la institucionalidad acorde a las necesidades actuales y potenciales.

Temas Asociados