Medio siglo ha pasado desde que el primer portacontenedores surcara los mares, llevando cerca de cien unidades. Desde entonces, la capacidad de estas naves se ha multiplicado en varias decenas de veces, al punto ser la forma de transporte de carga que más crece, por su eficiencia y protección de la mercancía. Por lo mismo, los puertos buscan desarrollar procesos que sintonicen con la necesidad de operar contenedores con creciente competitividad.

Uno de ellos es Puerto Coronel, principal terminal de la Región del Biobío, que desde el segundo semestre de 2016 trabaja en el desarrollo de nuevos procesos en la atención de cargas e incorporación de nuevas tecnologías. En una primera etapa, los esfuerzos se enfocan a molduras y tableros. Allí, los cambios se centran básicamente en la estrategia de acopio de cargas, con el objetivo principal de reducir movimientos innecesarios dentro de las bodegas luego de la recepción de los productos.

Para lograrlo, se han aumentado los espacios de acopio y reducido las áreas de circulación de las máquinas, con la incorporación de siete grúas Combilift importadas desde Irlanda, proyecto que demandó una inversión de US$518 mil. El nuevo esquema de gestión de carga ha permitido un aumento de 30% en la capacidad de acopio en las bodegas en que se está aplicando.

Estos equipos permiten trabajar de una forma distinta a la tradicional, donde su principal beneficio es la seguridad en la operación y generar un sistema de acopio de carga que no requiere movimientos adicionales durante el proceso. Lograr manipular las cargas en solo dos oportunidades, recepción y consolidado, presenta varias ventajas: seguridad a los trabajadores y reducción de movimientos de carga, minimizando de esta forma riesgos de daño durante la operación. En los primeros meses, se ha verificado una reducción de hasta 70% en este último aspecto.

PENSAR DISTINTO

Álvaro Fernández, gerente de Operaciones Terrestres de Puerto Coronel enfatizó que “estamos navegando hacia una forma distinta de trabajo, que permitirá operaciones más seguras y eficientes en todas las etapas del proceso”. Agregó que con la llegada de estos equipos, “hemos dado inicio a una nueva etapa en nuestras operaciones, son muchos los desafíos que nos hemos propuesto para este 2017, algunos de los cuales ya están en producción con muy buenos resultados”.

En la esencia de este cambio está la eficiencia operacional, desafío estratégico que guía el actual plan de inversiones de la compañía. Su gerente general, Javier Anwandter, explicó que desarrollan “un plan de inversiones con un horizonte de cinco años, orientado fundamentalmente a generar capacidades, aumentar los niveles de eficiencia operacional y mejoras ambientales”. Parte sustancial de ello implica crear capacidades para atender un mayor volumen de carga, algo que se relaciona directamente con esta innovación. “Esto surge de la revisión de los procesos para adaptarse a las exigencias de una industria portuaria cada vez más competitiva, para lo que estamos incorporando tecnología y capacitando constantemente”, resumió el principal ejecutivo de la compañía.

POSITIVA EVALUACIÓN

Todo comenzó con una revisión de procesos, que determinó la incorporación de esta tecnología. “Hemos ido de menos a más, en conjunto con todo el equipo de operaciones, donde cada uno aporta con nuevas ideas para ir obteniendo mejores resultados”, comentó Marcelo Flores, operador con 14 años de experiencia en el terminal. Destacó que en comparación a los antiguos montacarga, permite un trabajo con mejor habitabilidad al contar con un habitáculo cerrado.

Aunque la implementación sigue en curso, hasta ahora deja una evaluación positiva. Destacan la coordinación interna y la colaboración de los clientes, en esta fase de adaptación. Los resultados preliminares son muy auspiciosos, respecto de las operaciones más simples y seguras.

Buenos resultados para una apuesta aún en su etapa de implementación, que conecta elementos críticos para la competitividad portuaria: innovación para el desarrollo de eficiencias operacionales y mayor certeza en la protección de la carga.