Forestales apuestan por sensores y drones para actuar ante incendios

Tecnologías podrían detectar en forma más precoz el inicio del fuego y ya están ayudando en la planificación del combate contra las llamas.

(El Mercurio) Aviones no tripulados, drones y sensores ópticos son algunas de las tecnologías que a futuro podrían volverse habituales en la lucha contra los incendios forestales. Estas tecnologías, cuyo uso está extendido en Norteamérica, Europa y Asia, entrarían al ruedo mucho antes de que sea necesario recurrir a un SuperTanker o un Ilyushin.

“Estamos detrás de estas tecnologías hace varios años, como una forma de anteponernos a hechos que pueden ocurrir en el corto plazo”, dice Osvaldo Vera, subgerente de Protección Forestal de Mininco, empresas CMPC.

Durante el foro “Los megaincendios forestales: lecciones aprendidas”, realizado hace unos días en la Universidad Austral, en Valdivia, y como presidente del Comité de Protección de Incendios de la Corporación de la Madera (Corma), Vera adelantó algunas de las tecnologías que las empresas del grupo están implementando o analizando como una forma de fortalecer la vigilancia sobre los 2 millones de hectáreas de plantaciones forestales, áreas de alto valor de conservación, zonas boscosas cercanas a poblados y complejos industriales que deben resguardar.

“Desde enero estamos haciendo un piloto en la zona de Los Ángeles con dos sistemas de sensores ópticos -uno alemán y otro sudafricano- ubicados en algunas de nuestras 200 torres de observación, como complemento al trabajo que hoy se realiza”, señala Vera.

Un monitoreo en 360° permite que estas cámaras de alta definición y sensores infrarrojos detecten humo sospechoso y envíen los datos procesados hasta una central desde donde se genera un alerta si efectivamente se trata de un incendio.

“Durante la noche las cámaras no detectan humo, sino claridades de los fuegos con filtros de detección nocturna”, agrega Germán Neumann, jefe de Protección de Incendios de Arauco.

Vera destaca que los resultados del programa piloto, que concluye a fin de mes, permitirán determinar si se cumplen expectativas como una detección más rápida o precoz de incendios.

Otra innovación, aunque aún sin un piloto, agrega el subgerente de Mininco, son drones para vigilancia diurna y nocturna, capaces de detectar incendios, además de robos y destrozos de patrimonio.

En Arauco, los drones “se están usando hace unos cinco años en la planificación del combate de incendios forestales”, señala Neumann, gracias a la capacidad de observar desde lo alto el entorno y las características de los sitios afectados.

En las próximas semanas, adelanta Vera, Mininco evaluará los servicios de aviones no tripulados con cámaras de alta resolución, autonomía de vuelo de 10 horas y velocidad de hasta 200 km/h. “Estos entregan información en tiempo real y, de ser una alternativa eficiente, evaluaríamos en qué situaciones su uso es más adecuado”.

Temas Asociados