Crean primer software chileno para el diseño de casas y edificios en madera

El programa computacional  “C+T” permite a los profesionales reducir los tiempos de cálculo de los proyectos de viviendas y edificios y, a fines de este año, los usuarios podrán acceder a una versión básica gratuita.

Incentivar el diseño de construcciones que tengan a la madera como materia prima y, a la vez, ser una herramienta académica utilizada en la formación de los futuros ingenieros y arquitectos nacionales, fueron las premisas que motivaron a los ingenieros de la Universidad de Chile, Marcelo González y Julio Astudillo a desarrollar el primer software para diseñar estructuras para viviendas y edificios de mediana altura.

Desde Corma destacan que el programa computacional llamado C+T es una plataforma amigable que permite a los profesionales  calcular de manera rápida y eficiente el diseño de elementos que deben realizar para construir una vivienda, galpón o edificio, respetando la normativa chilena de construcción. De esta forma, la iniciativa genera un ahorro de tiempo significativo para ingenieros y arquitectos que en la actualidad deben realizar manualmente el proceso de cálculo, periodo que se extiende por varias semanas. Marcelo González, explicó que “en vez de estar metiéndose a la norma, adecuarse y desarrollar un cálculo que puede llevar días -e incluso  semanas-  se puede hacer en un par de horas con el tutorial y el software”.

El profesional, que desde hace cinco años está radicado en San Pedro de la Paz en la Región del Biobío, explicó que el proyecto surgió desde la docencia en las aulas de las Universidades Católica de la Santísima Concepción y Católica del Maule. “Viendo lo dificultoso que es la metodología de cálculo en madera para los alumnos, pensé en ver algo que fuera más amigable y ahí nació la idea de desarrollar un software que facilitara esto, pensando en un tema de docencia, pero después pensamos que también lo podían utilizar los profesionales”, dijo González.

El ingeniero en madera del Instituto Forestal (Infor) agregó que el paso siguiente para concretar el proyecto, pionero a nivel nacional, fue obtener el financiamiento y para ello postularon a la 12° Convocatoria de Innovación Emprendedora de Innova Biobío,  idea que finalmente fue acogida logrando recursos por más de cuatro millones de pesos para el prototipo de este software.

“Para nosotros como Innova Biobío es muy importante apoyar iniciativas que sean realmente un aporte en agregar valor a los productos o servicios ofrecidos en la Región del Biobío. Proyectos como este software son realmente una innovación que apunta a hacer más competitivas a nuestras empresas de la zona, un desafío que tenemos presente como agencia de innovación estatal”, dijo Eric Forcael, director ejecutivo de Innova Biobío.

Edificación por áreas

Julio Astudillo, ingeniero civil mecánico de la Universidad de Chile, explicó que la característica principal de C+T es permitir, a través de cuatro módulos, generar una imagen virtual de las distintas secciones de la edificación a diseñar. Para ello, el software pide incluir datos claves como el tipo de madera que se utilizará, el tamaño, la carga empleada en esa unidad, el número de vigas y su posición, entre otras variables. Una vez ingresada la información, ya está en condiciones de generar una animación virtual del área del proyecto estableciendo si el material empleado es el correcto o, de lo contrario, señala cuáles son las correcciones que deben ejecutarse.

“El software va a dar la posibilidad de ir cambiando las configuraciones. Por ejemplo, si la viga que diseñé no cumple le puedo aumentar el perfil y en vez de que sea de 2×8 puedo cambiarla a 2×10 y se calcula de nuevo. También se puede cambiar  el espaciamiento y  en vez de que sea una sola viga soportando la carga especificada, se pueden poner dos”, precisa Julio Astudillo.

Los gestores del programa computacional explicaron que los módulos que utilizará el usuario fueron clasificados según el tipo de material empleado, es decir, madera aserrada, madera laminada, elementos compuestos y un último módulo de uniones entre vigas y columnas de la construcción.

Otro de los factores que también debe considerar quien utilice el software es determinar cargas y materiales que se emplearán de acuerdo a las características de la zona geográfica donde se ejecute el proyecto, ya que no da lo mismo el tipo de material y diseño generado para un prototipo que se emplazará en el norte del país que otro pensado para una localidad del sur chileno.

Para ambos profesionales, el software se convierte en una herramienta computacional que permite a los profesionales del área profundizar la creatividad de sus proyectos de construcción.

Versión básica será gratuita

Los creadores de la iniciativa explicaron que el primer paso que dará C+T será poder ser comercializado a partir del próximo año y juntamente con ello será una herramienta de docencia que se implementará en cursos de capacitación de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).

Paralelamente, a fines de este año se proyecta que los usuarios de internet puedan conocer una versión básica gratuita del programa descargándolo en la web.

Proyecciones de la madera

Para los especialistas, la madera avanza a pasos agigantados a convertirse en el “nuevo material de construcción”. Proyectos de edificación en Australia, Canadá y recientemente Francia, donde se anunció la creación del que será el edificio de madera más alto del mundo que será emplazado en Paris, respaldan esta premisa.

Marcelo González estima que Chile debiera enfrentar en los próximos años un incremento de proyectos de construcción en madera, avalados no solo por ser un país privilegiado por contar con una desarrollada industria maderera, sino también por ser un material renovable, con un escaso porcentaje de emisión de CO2, y con un gasto energético significativamente menor al que presentan otros materiales como el acero y el hormigón.

“Con la madera uno puede prefabricar en estructuras, puede tener ahorros de tiempo en obras grandes, de hasta 30% de menos tiempo y eso es ahorro en mano de obra y logística”, manifiesta González.

Una opinión similar tiene Julio Astudillo quien agrega que  “la madera es un capturador de CO2, es más económica y tiene menos impacto en el ambiente. Muchos países desarrollados basan su construcción en madera y acá en Chile no se produce eso básicamente por un desconocimiento del uso en el diseño”.

Temas Asociados