Quillay. (Foto: La Discusión)

Infor estudia especies melíferas nativas para apoyar a apicultores

Seremi de Agricultura señaló que la idea es que esta forma de forestación de doble propósito se incluya en nueva legislación.

(La Discusión) Un trabajo sobre el proyecto que está desarrollando Infor, con financiamiento del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, fue presentado esta semana en el Seminario Apícola que organizó Bíomiel AG, por la representante del Instituto Forestal, María Paz Molina. Se trata de “Transferencia Flora Melífera para Mejorar el Negocio Apícola del Bío Bío”, que se focaliza en una primera etapa en 29 comunas de la Región del Bío Bío, destacando la Provincia de Ñuble con 17 comunas y un grupo objetivo inicial de 391 apicultores.

Además de su objetivo de apoyo a la apicultura el programa que consiste en desarrollar módulos de bosquetes con especies arbóreas nativas de la zona (como maqui, aromo, boldo, molle, canelo, maitén, radal, avellano, peumo y otros) , y caracterizar la miel que se produce en el entorno de estos, el proyecto tiene externalidades positivas como favorecer la polinización en la región, actividad en la que las abejas juegan un papel priomordial.

El proyecto se fundamenta en las dificultades que están encontrando los productores apícolas para alimentar a sus colmenas, debido a factores como el crecimiento de los monocultivos, la degradación y deterioro del bosque nativo, la acumulación de años de sequía y mayor frecuencia de heladas. Ya es una teoría comprobada, la que señala que las abejas con mejor nutrición soportan mejor muchos factores a los que se atribuye en el mundo el “colapso de la colmena”, que también se conoce como “muerte súbita de la abeja”, donde figura la aplicación de pesticidas y el cambio climático.

El proyecto significa una inversión de 364 millones de pesos y considera mejorar la composición florística de los sectores de mayor actividad apícola de la región y la capacitación de apicultores en la producción y manejo de las especies de mejor comportamiento para la producción de miel, haciendo un símil a lo que hacen los ganaderos con sus empastadas.

La actividad melífera ha vuelto a ser considerada en la zona como un eje transversal de la economía agrícola de la Región del Bío Bío, que es la que ostenta a nivel nacional más apicultores, que superan los 3 mil, y la mayor cantidad de colmenas llegando a las 70 mil.

El seremi de Agricultura, Rodrigo García, señaló que el Gobierno tiene alto interés en apoyar el desarrollo de esta actividad, lo que se informó a los productores en la última visita del ministro de Agricultura, Carlos Furche, y que esta actividad apoyada por el Gobierno Regional, apunta en ese sentido.

La autoridad agrícola también señaló que este estudio busca mejorar la nutrición de las colmenas y por ende la producción de miel. En este contexto, la disponibilidad de insectos para la polinización bien podría ser considerada en la nueva legislación de fomento forestal actualmente en estudio, como un alternativa de explotación de doble propósito, es decir forestal y de productos de la colmena.

Profesionalización

El dirigente apícola Oscar Padilla, vicepresidente de Biomiel AG, señaló que este tipo de apoyos va en la línea de lo que necesitan los apicultores en la zona e insistió que en el gremio hay por delante un gran desafío, que implica profesionalizar la actividad apícola.

“Se abren interesantes perspectivas de mercado, como la de las compras públicas para abastecer alimentación escolar y de hospitales que anunció el ministro y la Presidenta, por ejemplo. Pero ello implica producir dentro de normas de inocuidad, calidad y trazabilidad”, sostiene el dirigente, asesor técnico en producción y apicultor. Agrega que aspectos como la varroasis (ácaros que atacan a las abejas) y otras pestes, exigen organización para los productores, que deben estar informados al detalle de los productos sanitarios que se pueden utilizar.

A juicio de Padilla, si bien la actividad se ha complicado bastante, la posición en que están los productores chilenos con respecto al mundo es ventajosa. Dice que en la actualidad producir miel es una producción exigente, sacrificada, pero que recompensa al productor.

Temas Asociados