Predecir el futuro a través del pasado, la amenaza de las plantas invasoras.

El académico neozelandés, Dr. Phil Hulme, visitó la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción como parte de un plan de colaboración en investigaciones científicas sobre al desarrollo de bases de datos de especies invasoras.

Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC.

El pasado lunes 29 de abril, el académico Dr. Phil Hulme de la Universidad Lincoln de Nueva Zelanda, visitó la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción como parte de un plan de colaboración en investigaciones científicas junto al profesor Dr. Aníbal Pauchard y la investigadora Dra. Nicol Fuentes, en torno al desarrollo de bases de datos de especies invasoras.

El académico, especialista en bioseguridad de plantas, fue invitado por el Laboratorio de Invasiones Biológicas de la Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC y el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), para contrastar avances científicos realizados en Nueva Zelanda con estudios elaborados en Chile, y compartir patrones de bases de datos de especies invasoras a través del análisis de datos de herbarios.

Cabe destacar que las especies introducidas o también conocidas como exóticas, son especies cuya presencia en una región se debe a la introducción intencional o accidental como consecuencia de la actividad humana. En cambio, las especies invasoras, son especies naturalizadas que se reproducen en grandes cantidades y que tienen el potencial de propagarse en un área considerable, ocupando hábitats naturales.

El académico presentó una charla dirigida a estudiantes, científicos y académicos sobre los avances obtenidos a la fecha. En ella señaló que a través de patrones de invasiones históricas se pueden predecir qué especies tendrán problemas en el futuro. “El aporte de esta gran base de datos de herbarios, es que entrega mucha información, pues se recolectó desde que los europeos llegaron a esta zona. Tenemos un buen récord de plantas con el lugar en dónde se encontró”, señaló el académico. Entender la dinámica de las plantas invasoras es fundamental para determinar los impactos que éstas causarán a la biodiversidad y los ecosistemas, como también sus posibles impactos económicos.

En esta línea de investigación el doctor junto a un grupo de investigadores ha analizado la hipótesis de que las plantas introducidas presenta una mínima expansión durante un período de años, pero luego de adaptarse, comienzan a invadir. Para ello evaluaron si este fenómeno ocurre a causa de un cambio genético de la especie, y analizaron el sesgo de que antiguamente trabajaban pocas personas en herbarios por lo que podrían registrarse menos especies.

Finalmente, el Dr. Hulme concluyó que en Nueva Zelandia existe un patrón –observando más de 400 especies- que demuestra que existe un periodo de 25 a 40 años en que la especie no se expande; sin embargo lo que aún está en incógnita es por qué ocurre este fenómeno.

“Sin duda, estos avances son de importancia para la investigación en Chile, pues existe una gran variedad de especies introducidas desde hace pocos años, y todavía no se han visto daños en invasión, posiblemente este problema surja en 10 ó 20 años más. Nosotros observamos los patrones de introducción en Nueva Zelanda y visualizamos las especies que en 40 años, serán un problema”, señaló el académico.

Además, el científico utilizó datos de herbarios para entender las distancias en que se expanden las especies invasoras, estimando el vecino más próximo a través de su distancia mínima, y el vecino más lejano a través de la distancia máxima; de esa forma descubrieron que las especies se dispersan en grandes distancias. Además, encontraron patrones distintos para diversas especies, realizaron una clasificación de ellas para realizar un tipo de manejo diferente, distinguiendo las especies que son un problema inminente y las que todavía están a tiempo para ser manejadas.

Por último, el científico afirma que los hábitats en donde se encuentran las especies por primera vez, es el lugar en donde se expandirán la mayoría de las poblaciones. “La información con respecto al sitio donde se descubrió y encontró la especie, nos orientará sobre los hábitats que pueden ser invadidos en un futuro”. Además afirmó que los hábitats más cercanos al hombre poseen un mayor número de especies invasoras de las que están más distantes, por lo tanto los sitios que se encuentran en estado vulnerable sin la presencia del hombre, como es el caso de la Patagonia, con una mayor actividad humana, aumentarán las especies invasoras.

Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC.

Temas Asociados